Un hilo conductor para la estrategia de RRHH: el Learning Compass

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Diciembre 2017
Un hilo conductor para la estrategia de RRHH: el Learning Compass
Por
Serafín Borreguero. Director de RRHH. Essity Iberia.

Contar siempre con el mejor talento disponible es una manera de lograr la consecución de los objetivos empresariales. Es por ello que la planificación estratégica en el área de Recursos Humanos es un factor clave para el éxito de cualquier empresa. Ello contribuye a que, cada vez más, las compañías vayan poniendo en marcha distintas iniciativas que buscan dar respuesta y anticiparse a las necesidades y problemas que la provisión de talento pudiera llegar a plantear. Además, en un mundo donde las necesidades son cambiantes, las compañías son conscientes de que deben contar con un amplio abanico de perfiles y que además la formación de estos debe ser continua y sostenida en el tiempo.


Así, resulta comprensible que la gestión de recursos humanos haya ido adquiriendo cada vez más protagonismo. En ese sentido, cada vez son más las empresas que realizan exhaustivos análisis del rendimiento del trabajador: en Essity implantamos con ese objetivo el Global Performance System (GPS), gracias al cual manager y colaborador se reúnen dos veces al año para establecer objetivos y evaluar la progresión de los mismos, incluyendo una revisión de las competencias de liderazgo y funcionales. Este diálogo permite, asimismo, establecer qué se espera de cada uno y hacia dónde ha de ir. Además, otro de los cimientos de importancia de la gestión de esta área es el diseño de un plan de desarrollo individual; en Essity contamos para ello con el denominado IDP (Individual Development Plan), siempre adaptado a cada caso y basado en preferencias y aptitudes de cada miembro de la plantilla. Estas acciones, además, nos permiten contar con un personal con una alta cualificación, motivado y dispuesto a trabajar en equipo en un proceso de mejora continua.

Retención del talento: una ventaja competitiva a largo plazo
Otro de los esfuerzos de las compañías en el área de la gestión de los Recursos Humanos debe centrarse en la retención de talento. Para tal fin, las empresas pueden hacer uso de un abanico de acciones que permiten mejorar el día a día de los empleados en sus puestos de trabajo. En esta línea, destacan las encuestas que permitan conocer el grado de satisfacción del empleado; como por ejemplo, los análisis de clima laboral que en nuestro caso realizamos cada dos años, mediante una encuesta a toda la plantilla. También el área de conciliación se ha convertido en un aspecto de relevancia. Así, iniciativas como la puesta en marcha de la flexibilidad horaria para los empleados administrativos o la potenciación de la mayor flexibilidad posible para los operarios contribuyen a la satisfacción de la plantilla, así como la política de home office y los horarios de comida reducidos. Otra acción en este campo, sin duda más innovadora, es ofrecer por ejemplo la posibilidad de solicitar vacaciones por horas.

Por otro lado, no se debe olvidar la importancia de la formación: tal y como apuntaba al comienzo de este artículo, en un mundo tan competitivo y cambiante como el actual resulta imprescindible contar con una plantilla preparada y con capacidad de adaptación. En Essity estamos particularmente comprometidos con la formación. Un claro ejemplo de ello es nuestro programa global “Go”, que permite captar talento entre los recién titulados. El objetivo es que estas personas estén inmersas durante dos años en un proceso de formación continua, networking e integración en la compañía, para finalmente pasar a una posición más estructurada y de management. Para dar con los mejores perfiles, la compañía ha ido estableciendo alianzas con todo tipo de instituciones de educación superior, como es el caso de la Universidad de Barcelona, la Politécnica de Cataluña, la Rovira i Virgili, la de La Rioja, la Universidad de Navarra, ESIC… Además, por las características del propio programa, los estudiantes se ven atraídos a este proyecto.

También enmarcado en nuestros esfuerzos de captar el mejor talento y alineado con nuestro compromiso con la formación, se ha venido desarrollando en los últimos años el “Young Talent Program”, dirigido a alumnos de FP Dual. A través de esta iniciativa, la compañía ha sido capaz de dar respuesta a su necesidad de contar con perfiles con una formación específica y más práctica que hasta ahora no estaba disponible en las regiones en las que están presentes sus plantas productivas en España. De esta manera,  en nuestra planta de Valls, hemos impulsado con el Instituto de FP Jaume Huguet la formación dual en mecatrónica; y en Navarra hemos puesto en marcha un programa similar con el Instituto Politécnico de Estella. Alumnos de estos cursos tienen la ocasión de completar un programa de prácticas con nosotros, en nuestras fábricas, donde aplican lo aprendido y continúan desarrollándose. 

Aprendizaje continuo y personalizado sin perder el rumbo: Learning Compass
Ahora bien, ¿cómo podemos dar un hilo vertebrador a todas estas iniciativas insertadas en planificación estratégica de la compañía? Para responder a esta pregunta, hemos lanzado recientemente en Essity el Learning Compass, la brújula del aprendizaje. Se trata de un sistema centralizado a nivel global que permite a los empleados acceder a formación y a oportunidades de desarrollo y tomar el control de su propia evolución laboral; así, los trabajadores pueden lograr de manera efectiva todo su potencial. Desde el punto de vista corporativo, el programa contribuye a la consolidación de una cultura empresarial de continuo aprendizaje y posibilita incrementar el engagement de cada trabajador, alinear la formación con el desarrollo individual y asegurar el compliance y la comunicación a nivel interno.

La implantación de este programa supone un cambio en la manera de entender la formación, que pasa de ser un evento concreto a una experiencia completa, que a su vez forma parte indivisible de la experiencia del empleado. Respecto al propio sistema en sí, consta de un interfaz intuitivo y de fácil uso, por el que cada usuario puede navegar, registrar su actividad, diseñarse planes de aprendizaje e imprimir certificados, entre otras tareas.

El Learning Compass parte de la base del 70/20/10: la idea de que el 70% de las acciones han de estar relacionadas con el puesto de trabajo; el 20%, con el desarrollo a través de otros compañeros, como el coaching o el mentoring; y el 10% son acciones formativas clásicas.

La experiencia del empleado ha pasado a ser un factor determinante en la retención de talento y en la propia gestión de los Recursos Humanos. Sólo cumpliendo sus expectativas, por tanto, se puede lograr la consecución de los objetivos marcados en esta área.

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login