La factura electrónica sigue siendo una asignatura pendiente en el sector farma

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Abril 2019
La factura electrónica sigue siendo una asignatura pendiente en el sector farma
Por
Alberto Redondo. Director para Iberia y LATAM. Seres.

Según el último estudio sobre la factura electrónica en España, el sector Farmacéutico y la factura electrónica no se llevan muy bien. El estudio refleja una muy baja penetración de la e-factura tanto en el ámbito de la salud como en el de la industria farmacéutica. En el primero, en 2018 se intercambiaron un total de 382.056 facturas y 345.580 en el segundo.


 

Del total de emisores de factura electrónica en España, pertenecen al sector Farma el 0,2% de los emisores (30 empresas en la muestra) y 0,76% receptores (1.819 empresas en la muestra del estudio). Esta situación es similar en otros sectores como el almacenamiento, la pesca, la construcción, el jurídico o la manufactura y quedan muy lejos del comercio, la alimentación o las utilities.

A pesar de este bajo porcentaje, el uso de la factura electrónica creció en el sector Farma, que paso del 0,12% al 02% en emisión y del 0,07% al 0,76% en recepción. Si embargo, sigue siendo poco representativo en un sector en el que el número de laboratorios supera los 600.

De acuerdo con el estudio de SERES, el coste de una factura en papel es de 7,22€ en recepción y 4,45€ en emisión frente a los 2,27€ y 1,64€, respectivamente, de la realizada en formato electrónico. Además, su uso reduce costes de manipulación y personal y mejora la gestión al automatizar tareas, evitar errores, optimizar los pagos y cobros y ofrecer nuevas fórmulas de financiación: factoring.

En España, el retail y las utillities han sido tradicionales impulsores del uso de la factura electrónica, reforzado también con la obligatoriedad de utilizar este formato en las relaciones entre empresas y administraciones públicas (B2G), obligación que se extenderá al conjunto de la Unión Europea a partir del próximo 18 de abril. La relación intracomunitaria se verá favorecida por la reciente definición y adopción de un estándar común europeo de factura electrónica.

Más pronto que tarde, la factura electrónica será obligatoria en cualquier transacción, incluida la relación entre empresas y consumidores (B2C), algo que ya sucede en otros países como Italia, México o Perú. El sector Fama es uno de los más innovadores y dinámicos del mercado. Es un componente fundamental del PIB y uno de los grandes motores del I+D+i, con inversiones que superan los 1.000 M de euros al año.

La penetración o no de la factura electrónica en el sector será pareja a su proceso de transformación digital, todavía pendiente. Es un eslabón fundamental e imprescindible de esta transformación y, sin él, aquélla queda incompleta.