¿Estás preparado/a para la pérdida de tu empleo?

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Noviembre 2019
¿Estás preparado/a para la pérdida de tu empleo?
Por
Ana Muñoz. Autora del libro ‘YO NO PARO’.

Nos formamos a lo largo de nuestra carrera profesional para ser más competentes, para adaptarnos a las nuevas tecnologías, para hablar más idiomas, para mejorar y/o adquirir nuevas competencias, pero qué pasaría si un día perdieras tu empleo. ¿Qué harías? ¿Por dónde empezarías? ¿Cómo organizarías tu tiempo? El libro YO NO PARO ofrece una guía práctica para dar respuesta a todas estas preguntas, en un formato novedoso, novela con consejos (NOVELA TIP).


Primeros días tras la pérdida del empleo…
Los primeros días son muy desconcertantes, ya que pasas de tener todo el tiempo ocupado a… ¿y ahora qué hago…?. Conviene estar muy preparado mentalmente para no desesperarse ya que toda pérdida conlleva un periodo de duelo, siendo lo deseable, que ese duelo no se prolongue demasiado.

Como consejo, mantente ocupado/a, para ello puedes elaborar una lista con todo aquello que tienes que hacer o que te gustaría. Es una oportunidad de oro para materializar todo lo que has deseado alguna vez y que por falta de tiempo ha quedado en el olvido. Mantén una agenda actualizada para calendarizar las citas y proyectos que estén en tu lista, o que te vayan surgiendo, ahora es el momento de aprovechar todas las oportunidades.

El periodo de desempleo debe abordarse desde una perspectiva global. Aunque se esté en un momento triste de pérdida, se debe relativizar pensando que tan sólo el plano profesional queda afectado en tu vida, el social (familiar/amistad) y el personal quedan intactos.

Es muy importante no focalizarse únicamente en encontrar un nuevo empleo, obligando a que tu rutina diaria contemple también tiempo para las otras dos partes. La búsqueda de empleo tiene que ocupar un lugar en la agenda diaria pero dedicándole un tiempo preestablecido, p. e. 1 - 3 horas, ya que dedicarle todo el día sería ineficiente y acabaría frustrándote, por desgracia, tan sólo una parte del proceso depende de nosotros/as.

Tiempo diario dedicado al Plano Profesional
¿Desde cuándo no has actualizado tu CV? Es el momento de hacerlo. Recopila la información sobre nuevos cursos y últimos empleos. Busca ejemplos atractivos de CV donde inspirarte y una vez tengas una versión definitiva, no olvides subirlo también a Linkedin, red profesional por excelencia y en PMFarma como portal especializado en el sector farmacéutico. También hay otros muchos portales de búsqueda de empleo (infojobs, indeed, cornerjobs…).

Ahora ya lo tienes todo a punto para empezar a revisar ofertas de trabajo y aplicar cuando lo consideres oportuno. No te obsesiones con hacer un seguimiento de las ofertas muy exhaustivo, si les interesas seguramente optarán por llamarte.
Informa a tus contactos de tu situación actual y utiliza cualquier oportunidad para hacer networking, en muchas ocasiones las ofertas de trabajo no se llegan a publicar, se encuentran gracias a conocidos o por el boca-oreja.

Busca información sobre los servicios para desempleados en tu municipio y/o en tu ciudad (p.e. muy interesante Barcelona Activa, www.barcelonactiva.cat). Asistir a cursos con otras personas que están en tu mima situación te puede ayudar. Así mismo, recibir orientación de profesionales puede serte de mucha utilidad para abrir tu perspectiva y para relativizar tu situación profesional actual.

Los periodos de inactividad laboral pueden llegar a resultar muy creativos y fuente de nuevas oportunidades. Si tienes una idea, es el momento apropiado para desarrollarla, actualmente hay organismos tanto municipales como provinciales que ayudan a los emprendedores a tirar para adelante su proyecto. Estos profesionales te explican cómo hacer tu plan de negocio y te guían en todo el proceso. También te informan de las ayudas a las que puedes optar.

Tiempo diario dedicado al Plano Personal
Es beneficioso incorporar en la rutina diaria la práctica de ejercicio, la relación con otras personas y en general aquello que te ayude a estar bien. Planifica todas estas actividades en la agenda para organizar tu día a día.

Algunas actividades que podrían ser de interés en esta etapa:

• Cuidarse por dentro y por fuera. El ejercicio físico, practicado de forma regular, contribuye a establecer un bienestar mental promoviendo sensaciones como el optimismo. El Mindfulness y la meditación nos dotan de un método para aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes y pensamientos y así afrontar las situaciones que nos presenta la vida, mediante la práctica y perfeccionamiento de la conciencia plena.

• Llevar un mayor control sobre los gastos.  Sin obsesionarse, es un buen momento para sanear la economía revisando los seguros contratados, las tarifas que tenemos de los  suministros o eliminando servicios que ya no necesitamos.

• Ordenar tu casa, ya que el orden físico también ayuda al orden mental. Despréndete de todo aquello que no suma en tu vida.

• Colaborar con alguna ONG. Te permitirá ver otras realidades y colaborar con otras personas,  ayudar a los demás ejercerá un beneficio positivo en ti. Seguro que tendrás la sensación de recibir más de lo que das.

Tiempo diario dedicado al Plano Familiar/contactos
Este periodo es una oportunidad para dedicar más tiempo a tus personas queridas. Especialmente a nivel familiar, sin embargo, es importante tomar la precaución de no asumir todas las tareas domésticas, cada miembro tiene que seguir con sus obligaciones ya que este periodo de inactividad profesional debe tener fecha de caducidad.

En conclusión…

Vive esta etapa como una gran oportunidad. Piensa que hay más días ordinarios que extraordinarios, en tus manos está el darle la vuelta. Últimos consejos:

• Si tienes un objetivo, y eres tenaz, lo conseguirás tarde o temprano.

• No te centres sólo en desarrollar tus habilidades, la actitud es muy importante.

Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia para no arruinar el presente y optimismo para el futuro
ISABEL ALLENDE