La gestión del talento, una prioridad para el sector de Genéricos y Biosimilares

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Diciembre 2019
La gestión del talento, una prioridad para el sector de Genéricos y Biosimilares
Por
Francisco de la Calle. Director de RRHH. Sandoz Iberia.

La industria farmacéutica ya juega un papel relevante en la sociedad y lo será aún más en el futuro cercano. Con una población envejecida y una alta demanda de calidad de vida el gasto farmacéutico y el acceso a medicamentos de calidad van ser uno de los indicadores más importantes de desarrollo de un país. El papel de las compañías farmacéuticas y en particular las de genéricos y biosimilares es fundamental en este entorno. La manera en la que, como compañías, orientemos la cultura y la gestión del talento en estas determinaran el éxito en los retos presente, y lo más importante, en los desafíos futuros.


Nadie duda ya de que la gestión del talento es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos las compañías, por eso, debemos tratarlo como un pilar fundamental dentro de nuestra estrategia global empresarial. Porque sabemos que liderar un mercado tan retador como el de genéricos y biosimilares depende de la inspiración, la dedicación y el desarrollo de las personas que forman parte de nuestra organización.

El sector de genéricos y biosimilares actualmente requiere profesionales con un perfil muy complejo, pues han de ser capaces de entender las crecientes necesidades de atención sanitaria, buscando nuevos enfoques que posibiliten mejorar el acceso de las personas a medicamentos de alta calidad y todo ello a con una velocidad de gestión creciente. Dar respuesta a esta gran responsabilidad, exige importantes esfuerzos en la detección de talento, algo capital en nuestro negocio. 

Necesitamos profesionales altamente cualificados que sean capaces de llevar a cabo nuestra misión como compañía bajo los estándares éticos más estrictos. Para ello, en nuestro sector debemos buscar perfiles muy específicos, que además de contar con una alta cualificación, integren los valores de innovación, colaboración, integridad y calidad en el desarrollo de su labor diaria como profesionales. Buscamos el mejor talento posible para que pueda ayudarnos a mejorar y conseguir nuestras metas.

De este modo, los perfiles más demandados en nuestro sector son aquellos con formación en ciencias de la salud como Farmacia, Medicina y Bioquímica, y con alto nivel de inglés. En función del rol de gestión que desempeñen nuestros empleados cuentan, además, con formación de posgrado como MBAs. Por su parte, en los perfiles científicos, se valora mucho el doctorado o algún posgrado de especialización. Son perfiles cada vez más completos y complejos de encontrar, de motivar y de desarrollar.

Como estrategia de Recursos Humanos debemos empezar por alinear nuestra visión de compañía con la carrera de nuestros colaboradores. Así, las compañías de genéricos y biosimilares centramos nuestros esfuerzos en la búsqueda y desarrollo de nuevas fórmulas que permitan mejorar el acceso de los pacientes a las terapias más innovadoras, además de impulsar la formación de los profesionales de la salud y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Nuestra misión, por la que trabajan todos los días nuestros profesionales es, en definitiva, lograr la incorporación de todas aquellas innovaciones en el ámbito sanitario con el objetivo de dar respuesta de las necesidades actualmente no cubiertas de los pacientes y del sistema sanitario. Por lo tanto, por encima de todo, debemos valorar la capacidad de los profesionales que trabajan poniendo en el centro al paciente como foco de su actividad y que sean capaces de colaborar de forma proactiva con todos los departamentos de la compañía.

Si el presente es ya apasionante en la gestión de talento en nuestro sector el futuro se presenta retador. El mercado farmacéutico está madurando y evolucionando a una velocidad antes no conocida y a corto plazo el mercado de genéricos y biosimilares va a requerir de nuevos perfiles de plantilla, con nuevas capacidades digitales, profesionales aún más dinámicos y más polivalentes que sean capaces de trabajar en varios proyectos simultáneamente. Además, las compañías deberemos ser capaces de implantar nuevas formas de gestión de plantillas focalizadas en una gestión individualizada de los profesionales apoyados en las nuevas tecnologías.

Desde Sandoz proponemos dos pilares para abordar los retos presentes y futuros: por un lado, necesitamos una cultura capaz de estimular la innovación, impulsar el rendimiento y mantener nuestra reputación. Nuestro objetivo debe ser fomentar que nuestros colaboradores se sientan inspirados, sean curiosos y se consideren liderados, más que dirigidos -un concepto que hemos llamado “unboss”-, es decir, tender a una “organización madura”: Evolucionamos hacia una cultura en la que los líderes establecen objetivos claros, escuchan a sus equipos y eliminan obstáculos, en lugar de dedicarse a controlar y hacer micro-gestión de los colaboradores. Porque todas las personas que forman parte de Sandoz están empoderadas para asumir la responsabilidad de su trabajo.
El otro pilar fundamental es el desarrollo de líderes que sean capaces de impulsar el cambio cultural descrito. Líderes que inspiren y que sean pioneros en innovación, que aporten un trato personalizado a su equipo y que lideren con el ejemplo.

En Sandoz, estamos comprometidos con estos dos pilares. Queremos continuar siendo pioneros y líderes globales en medicamentos que han perdido la patente mediante una gestión ética y responsable, cuidando de nuestros colaboradores, promoviendo la ética y el buen gobierno y comprometidos con el medioambiente y la sostenibilidad. Por esto, y porque el talento es, en definitiva, el potencial humano necesario para la innovación, nos esforzamos por mejorar el bienestar de nuestros empleados en todos los planos de su vida, desde el cuidado de su salud hasta su formación continua, ofreciéndoles posibilidades educativas que optimicen el desarrollo de su talento.

Ponemos foco en conocer en profundidad el papel que juegan nuestros empleados en la consecución de nuestros objetivos, por ello, nos esforzamos por garantizar un magnífico lugar para trabajar. Prueba de ello es la certificación “Top Employer” 2019, que reconoce a los principales empleadores de todo el mundo y se otorga a aquellas compañías que ofrecen unas condiciones destacadas para sus empleados, desarrollo del talento en los diferentes niveles de la organización, además de realizar un esfuerzo distinguido por optimizar continuamente las buenas prácticas laborales.

Asimismo, el ranking de “Great Place to Work” ha reconocido nuestros esfuerzos por poner a disposición de nuestros empleados el mejor entorno para trabajar a través de iniciativas de horarios flexibles, diversidad e inclusión mediante un trato igualitario sin importar la orientación sexual, raza o religión; o el compromiso por cumplir el código de conducta, entre otras.

Debemos ser conscientes que los retos del futuro deben empezar a trabajarse hoy mismo, por ello las compañías debemos darles voz permanente a todos nuestros empleados para intentar atender sus demandas de forma individualizada. La gestión de personas con medidas estándares deben transformarse en crear espacios donde los colaboradores puedan orientar sus demandas. Como ejemplo, entre otras muchas iniciativas, en Sandoz entendemos el equilibrio de la vida personal y profesional en su máxima dimensión por ello, respaldamos iniciativas tan relevantes como el día de las familias, que ayudan a fortalecer la relación entre los empleados, garantizando un mejor trabajo en equipo y la solidaridad entre los empleados fomentando la comunicación y la cohesión de todos los miembros de la compañía.

También sabemos que la vida laboral y la profesional son prácticamente inseparables y, por ello, creemos que las organizaciones deben ser flexibles y adaptarse a las necesidades de los empleados y no viceversa. Buscamos que nuestros asociados encuentren el balance perfecto entre vida y empleo, promoviendo medidas como la flexibilidad laboral, la conciliación o impulsando el derecho a la desconexión digital una vez finalizada la jornada.

Creamos espacios para lideres donde se comparten inquietudes y se proporcionen herramientas optimas de gestión de personas y donde se refuercen los vínculos, en definitiva, como compañía dedicada al cuidado de la salud, necesitamos una gestión diferente de nuestros empleados, con fórmulas diferentes y necesitamos colaboradores implicados que pongan todo su esfuerzo y talento al servicio de quienes más lo necesitan: los pacientes. Esta visión requiere una gestión integral del talento con medidas claras y concisas que favorezcan nuestro intangible más importante: las personas.