El cuidado que las personas con diabetes están esperando

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Marzo 2020
El cuidado que las personas con diabetes están esperando
Por
Belén Granados. Directora. Lilly Diabetes para España, Portugal y Grecia.

Lilly, la primera empresa que logró la producción industrial de la insulina, hace cerca de 100 años, y, con ello, el abastecimiento del mercado, se plantea un gran reto: ofrecer un sistema integrado de control de la glucosa, que incluya los dispositivos de administración de insulina, el software y el análisis de datos. Se espera que este sistema facilite a las personas en tratamiento con insulina y a los profesionales sanitarios toda la información y el asesoramiento para simplificar el manejo de esta situación.


La diabetes es una enfermedad crónica, que se desencadena cuando el cuerpo no produce o no usa adecuadamente la insulina1. A nivel mundial unos 425 millones de adultos tienen diabetes1 y, en España, la cifra también es alarmante: hay alrededor de seis millones y medio de personas mayores de 18 años con diabetes tipo 2 en nuestro país, siendo este tipo de diabetes el más frecuente, representando un 90-95% de todos los casos de diabetes2. En España, el caso de la diabetes tipo 1, cerca de 10.000 menores de 15 años están afectados, una cifra que se incrementa cada año con más de 1.200 nuevos diagnósticos3. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la diabetes será la séptima causa de defunción en 2030.

Las complicaciones más habituales que pueden tener las personas con diabetes a largo plazo pueden ser las macro y microvasculares o las complicaciones neurológicas. A corto plazo, se deben controlar los picos de hiper e hipoglucemias, especialmente aquellas en tratamiento con insulina o con algunos fármacos orales hipoglucemiantes4. De hecho, una de las complicaciones más peligrosas que pueden sufrir son las hipoglucemias graves, una situación que requiere la asistencia de otra persona para su recuperación y que puede acarrear consecuencias importantes5.

Ante esta situación, y a pesar de que las hipoglucemias graves tienen una elevada incidencia (2,5 por paciente al año6), sorprende que hay una gran falta de información sobre la experiencia y el conocimiento de los pacientes con diabetes respecto a estos episodios. De hecho, 1 de cada 3 personas con diabetes no se siente preparada ante un episodio de hipoglucemia grave, tal y como recoge el estudio transversal CRASH (Conversations and Reactions Around Severe Hypoglycaemia por sus siglas en inglés).

Durante años se ha hablado del control de la diabetes analizando las medias de hemoglobina glicada. Gracias a los sensores de monitorización continua de glucosa, ahora estamos en disposición de medir el tiempo en rango, es decir, el tiempo que un paciente es capaz de mantener sus niveles de glucosa en sangre en parámetros de normalidad. Esto, sin duda, es determinante para evitar el daño que la hiperglucemia sostenida puede acarrear al organismo, posibilitando que esa persona pueda disfrutar de una calidad y expectativa de vida similar a la de cualquier otra. Aquí la tecnología, sin duda, va a poder desempeñar un papel importantísimo.

¿Queremos ser un proveedor de insulina o queremos ser una compañía que ofrece un cuidado integral a la comunidad de diabetes?
Ante este panorama, Lilly, la primera empresa que consiguió por primera vez la producción industrial de insulina, en 1923, se plantea ofrecer un sistema integrado que incluya los dispositivos de administración de insulina, el software y el análisis de datos para facilitar a las personas con diabetes tipo 1 y 2, y a los profesionales sanitarios, toda la información y el asesoramiento para simplificar el manejo de su diabetes y lograr el control de esta enfermedad.

Para ello hacen falta varios pasos intermedios. Uno de ellos se está dando mediante la alianza con DexCom para proporcionar, a las personas con diabetes y a su equipo sanitario, a través de los sistemas de monitorización continua de glucosa, los datos necesarios e imprescindibles en tiempo real que se convertirán en información.

Desde Lilly estamos haciendo un gran esfuerzo por ofrecer lo mejor al paciente, no solo en innovación en nuevos medicamentos para la diabetes, sino también para ofrecer la última tecnología.

El principal valor de los sistemas integrados es la gestión excelente en el uso de insulinas y valorar si se cumplen los objetivos de control. Las necesidades de los pacientes alrededor de los tratamientos con las diferentes insulinas son muchas, desde conocer el tiempo en rango del control de la glucemia, la predicción del gasto energético que se va a hacer y el cálculo del equilibrio entre ingesta y consumo, hasta las curvas de glucemia que generan cada tipo de insulina. Por ello, nuestro objetivo es ayudar a controlar, conocer y manejar cualquier complicación que pueda tener con su tratamiento. El gran beneficio inmediato será evitar las hipoglucemias, y a largo plazo controlar las complicaciones, y por tanto tener una expectativa de vida similar a la de una persona sin diabetes y con la misma calidad de vida.

Conocer el poder de la tecnología, el futuro de la atención médica y del control del paciente
Pero, el futuro de la atención médica y del control del paciente pasa por conocer el poder de la tecnología y lo que ésta puede hacer por el cuidado de la salud. De hecho, según las últimas cifras arrojadas por el estudio Paciente 8.30 presentado en el último congreso de la Sociedad Española de Diabetes (SED), el 22% de las personas con diabetes tipo 2 se encuentra mal controlado y sin que su médico modifique el tratamiento después de un seguimiento de 4 años. Y este futuro de atención médica y del control del paciente, en mi opinión, puede comprobarse en el caso de una paciente como María y que me gustaría destacar, porque su ejemplo demuestra la importancia de la información como eje para el buen control de la diabetes.

María tiene diabetes tipo 1 desde hace 35 años. Ella cumple con todo lo que los pacientes con diabetes deben hacer: come de manera saludable, hace ejercicio todos los días y toma su medicación sin fallar nunca. Sin embargo, solo en tres ocasiones ha sido capaz de mantener su diabetes controlada: dos veces cuando estaba embarazada de sus dos hijos, gracias fundamentalmente al cuidado extraordinario que recibió debido a su situación extraordinaria (controles adicionales y otras pruebas para garantizar que ella y sus hijos se encontraban bien), y una tercera cuando María su endocrino -en Estados Unidos- le propuso controlar sus niveles de glucosa monitorizados mediante un registro que usaban en su consulta y ella aceptó.

A partir de ese momento su vida y el control de su enfermedad cambió radicalmente. Su médico puede ver si sus niveles de glucosa se alteran y, sin pasar por la consulta, le comunica los ajustes que debe realizar. María visita a su endocrino cada seis meses, cuando antes lo hacía cada seis semanas; aun así, María se siente mucho más segura y controlada que antes.

Liberar la tecnología para reducir costes y ampliar el acceso
Hablamos de tecnología, del futuro de la atención médica y del control del paciente, pero no podemos olvidar que todo esto, si todos los agentes implicados ponemos de nuestra parte, puede contribuir a reducir coste de manera exponencial. La hipoglucemia no solo tiene un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes sino también en el consumo de recursos sanitarios y los costes que supone. Una hipoglucemia grave supone un gasto tanto para el paciente como para el sistema de salud7. Los costes directos de asistencia sanitaria -como puede ser realizar una visita médica, acudir a urgencias, una hospitalización o el tratamiento que necesite- representan el 60% del consumo de recursos, mientras que el 40% restante podrían ser los costes indirectos, aunque estos resultan difíciles de evaluar.

En cuanto al coste que supone tratar un episodio de hipoglucemia grave, los datos que tenemos en España sitúan el coste mínimo en unos 400 euros hasta 2.500 euros, como coste medio del tratamiento de una hipoglucemia grave que requiera hospitalización, según los datos de artículo “Epidemiología, calidad de vida y costes asociados a la hipoglucemia en pacientes con diabetes en España”8, publicado en Diabetes Therapy.

Sin duda, la tecnología digital puede ayudar a reducir estos costes y necesitamos esta transformación. Una transformación que repercutirá de manera directa en la atención al paciente y la mejora de su calidad de vida. Un acceso fácil a esta digitalización debería ser un derecho para el paciente.

Todos los pacientes como María se merecen ese buen control. Ella está disfrutando del poder de la tecnología porque su médico le dio la oportunidad de una conectividad que le permite seguir su evolución todos los días y no solo durante sus visitas o revisiones. María puede tener esta conexión con su médico porque su sistema de salud le permite disponer de un medidor de glucosa continuo. María recibe esta atención de su médico porque él está seguro de que utilizar este sistema es bueno para su paciente y para el Sistema Nacional de Salud.

María hoy trabaja en Lilly en Estados Unidos. Se unió a nuestra innovadora farmacéutica hace varios años y dirige un grupo de investigación para utilizar la tecnología para ayudar a los pacientes a mejorar y controlar su enfermedad, a controlar su medicación y a poder comunicarse directamente con su médico.

Esto es para nosotros “Connected Care”. Un cuidado que llega a los pacientes en lugar de hacerlos llegar a él. Un cuidado accesible y asequible para todos. Este es el cuidado que los pacientes con diabetes están esperando.

Referencias:

1. International Diabetes Federation. IDF Diabetes Atlas, 8th edn. Brussels, Belgium: International Diabetes Federation, 2017. http://www.diabetesatlas.org.
2. Centers for Disease Control and Prevention. National Diabetes Statistics Report, 2017. Atlanta, GA: Centers for Disease Control and Prevention, U.S. Dept of Health and Human Services; 2017.
3. Conde Barreiro S, et al. Epidemiología de la diabetes mellitus tipo 1 en menores de 15 años en España. An Pediatr (Barc). 2014. http://dx.doi.org/10.1016/j.anpedi.2013.12.010
4. Forbes JM, Cooper ME. Mecanismos de las complicaciones diabéticas. Physiol Rev. 2013; 93: 137–88.
5. Davis IC, Ahmadizadeh I, Randell J, Younk L, Davis SN. Comprender el impacto de la hipoglucemia en el sistema cardiovascular. Experta Rev Endocrinol Metab. 2017; 12: 21–33.
6. HAT, Hypoglycemia Assessment Tool; T1D, type 1 diabetes; T2D, type 2 diabetes
Khunti et al. Diabetes Obes Metab 2016;18:907–15; Khunti et al. Poster presented at the 10th International Diabetes Federation-Western Pacific Region Congress, 21–24 November 2014, Singapore
7. Amiel SA, Dixon T, Mann R, Jameson K. Hipoglucemia en la diabetes tipo 2. Diabet med. 2008; 25: 245–54.
8. Nuñez, M. et al. Epidemiology, Quality of Life, and Costs Associated with Hypoglycemia in Patients with Diabetes in Spain: A Systematic Literature Review. Diabetes Ther. 2019