Adaptación e innovación: claves del futuro

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Enero 2021
Adaptación e innovación: claves del futuro
Por
Eduardo Barriga. Director General. Laboratorios BOIRON España.

Para nosotros, hablar de innovación en comunicación es hablar de innovación en todos y cada uno de los pasos que damos. Desde la capacidad de innovar a través de las ideas, a la realidad de avanzar y transformar la compañía para dar respuesta hoy a las nuevas necesidades de nuestros clientes.

Creemos que esa debe ser la base para luego comunicar con una intención clara de divulgación y rigor científico. Comunicar sobre datos y hechos objetivos, a través de los canales adecuados en función del público al que nos dirigimos.

En BOIRON partimos de un saber hacer propio, desarrollado durante décadas, para proveer a nuestros clientes de soluciones reales y de calidad para el autocuidado seguro y responsable. Somos conscientes de nuestra contribución positiva al bienestar de los ciudadanos, y de nuestro deber en avanzar e innovar para responder a las demandas de los usuarios.

La estandarización ya no es un principio aceptable. La comunicación ha de estar adecuadamente definida y adaptada en función del público al que la compañía se dirige, máxime en un entorno como el nuestro tan regulado. El rigor y la transparencia son criterios que seguimos en todo momento, y que articulan cualquier comunicación de la empresa tanto interna como externamente.

En estos momentos, nos encontramos con un nuevo paradigma derivado de una situación extraordinaria que ha puesto de manifiesto una nueva realidad, nuevas necesidades de los profesionales sanitarios y nuevas demandas de los pacientes. En los últimos años, BOIRON España ha llevado a cabo un proceso de transformación que nos ha permitido adaptarnos con rapidez a las nuevas exigencias del contexto actual. La comunicación es parte de este proceso pues no puede desarrollarse de forma inconexa a la estrategia de negocio.

Una comunicación ágil y cercana es lo que nos ha permitido en este último año seguir cultivando cultura de empresa y de retención del talento con nuestros colaboradores y empleados, en entorno virtual y de teletrabajo.

Hemos desarrollado nuevas formas de hacer las cosas para estar cerca de los médicos, farmacéuticos y pacientes de una manera diferente, con nuevos formatos que nos permiten ser aún más accesibles.

No podemos negar que uno de los cambios más grandes de los que estamos siendo testigos, tanto en el sector sanitario como en el resto de sectores, es el proceso de digitalización. Un desenlace bastante esperado, teniendo en cuenta las limitaciones de contacto, de espacio y de tiempo que se han dado en los últimos meses. Lo destacado es que la mayoría de las organizaciones son conscientes de que se encuentran en un lugar en el que tenían vislumbrado estar dentro de 5 o 10 años, según indica el Informe CEO Outlook 2020: COVID-19 de KPMG. Este triunfo de lo digital debe parte de su éxito, y cito a su presidente, “a que esta transformación fortalece la capacidad de respuesta de la empresa ante los imprevistos y lo inesperado, ayudando así a que la comunicación que los grupos de interés tienen con las entidades sea más fluida y bidireccional”. Es decir, que las empresas que veníamos trabajando ya en estas líneas de actuación hemos sabido adaptarnos con rapidez y de forma eficaz al nuevo contexto.

Llevado este contexto a nuestro cambio, es una realidad que los profesionales de la salud tienen nuevas necesidades que hay que cubrir. El profesional de la salud requiere de cada vez más rigor y más información porque su exigencia se ha incrementado de una manera considerable. Precisan información rigurosa, en tiempo y en forma pero su cotidianidad es diferente; es muy demandante, y nosotros debemos ser capaces de ayudarles en su día a día con soluciones que no interfieran en ese desafío mayor que es atender al paciente. Y aquí juega un rol  fundamental la digitalización.

No ha pasado un año desde que comenzó la pandemia y, según una encuesta internacional realizada por First World Pharma, los médicos valoran igual de positivamente las reuniones remotas con sus visitadores médicos que las presenciales y más de un 25% de ellos incluso las prefiere. Y otro dato revelador es que el e-mail es su medio de comunicación preferido.

En cuanto a los profesionales de la oficina de farmacia, también demandan un discurso riguroso y en el momento adecuado. En nuestro caso, escuchando estas necesidades, hemos decidido que al menos un tercio de nuestra comunicación con ellos sea digital. Además, hemos desarrollado un programa de formación y gestión en el que asesoramos a la farmacia en su apuesta por desarrollar el segmento de lo natural, tomando como bases el rigor, la rentabilidad y la rotación. En una estrategia a largo plazo.

Por su parte, el paciente se ha convertido en un agente activo en el cuidado de su salud no sólo cuando la pierde sino en un interés legítimo y constante por mantenerla. Además, su interés no es sólo ya la salud individual sino también la salud colectiva. Calidad de los medicamentos, calidad y origen de la materia prima, cuáles son las supervisiones, cuáles son los efectos secundarios… son cuestiones que cobran cada vez mayor relevancia para el ciudadano.

En un momento en el que el desarrollo sostenible y el compromiso con la sociedad son una prioridad en la agenda global, la transparencia de las organizaciones se presenta como una de las tendencias del 2021. La pandemia está ofreciendo a los ciudadanos la oportunidad de poner en tela de juicio la misión, visión y valores de las empresas, así como su aporte a la sociedad. Es precisamente en esta faceta donde la cultura y comunicación empresarial cobra mayor importancia. Ya no se trata sólo de la calidad y seguridad del producto sino de los valores como compañía.

En BOIRON ofrecemos innovación al ciudadano porque para nosotros, la salud merece el mayor respeto. Esto significa aunar ciencia y tecnología, y ofrecer siempre soluciones más humanas, más respetuosas y más sostenibles. En nuestro caso, esto se materializa por ejemplo en que todos nuestros medicamentos están fabricados 100% en Europa y son 100% respetuosos con el individuo. Además, los posibles efectos secundarios son mínimos o tienen una duración muy limitada; esto articula de una manera notable nuestra voluntad de cuidar sin dañar.

Más allá de los muchos beneficios que la tecnología aplicada puede suponer en el ámbito sanitario, no son pocos los que ya han visto en ello una oportunidad. Tanto públicas como privadas, muchas organizaciones ya se están sumando a la revolución digital en sanidad. Han sido tantas las aplicaciones móviles destinadas al sector salud que la OMS ya ha creado el término mHealth para abordar el fenómeno.

Como industria es necesario que juntos superemos todos esos obstáculos que nos pone la nueva normalidad y, unidos adoptemos esa visión de Salud Global . La necesidad de información veraz y de información “a tiempo”, pocas veces ha sido tan imprescindible. No hablamos sólo de los pacientes y el consumidor si no, más eminente aún, de cara a los profesionales, incluidos nuestros colaboradores y empleados.

Es fundamental no olvidar en esta visión global de la comunicación al cliente interno. Nos encontramos en un sector esencial y garantizar la actividad diaria y abastecimiento de medicamentos es una labor en la que ha participado cada uno de los empleados que formamos el equipo BOIRON. Sin duda, tanto a nivel profesional y como personal, nuestros equipos han demostrado estar a la altura en las condiciones más exigentes. Las empresas debemos acompañar el talento interno aportando las herramientas y facilitando la comunicación entre las áreas de negocio. Si la digitalización ha marcado el paso en el último año en la comunicación con clientes y usuarios, ha sido aún más patente en la comunicación interna, siendo clave para al correcto desempeño de la actividad en los momentos más críticos de la pandemia.

El 2020 ha sido un año que nos ha puesto a prueba en múltiples aspectos como sociedad, organizaciones y como individuos. Ha puesto de manifiesto nuevas necesidades y nuevas tendencias a las que las organizaciones hemos tenido que responder con agilidad y eficacia. En nuestro caso, nos ha permitido además conectar con nuestras raíces: una visión marcada por una medicina más humana, más respetuosa y más sostenible. Para los próximos meses el reto será seguir siendo flexibles para adaptarnos a una realidad cambiante sin perder nuestra esencia y respondiendo a la necesidad de seguir innovando.