Técnicas Teatrales para Ejecutivos:Desarrollando el poder de comunicación

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Home » Artículos » Técnicas Teatrales para...Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Diciembre 2007
Técnicas Teatrales para Ejecutivos:Desarrollando el poder de comunicación
Por
Verónica Pallini. Antropóloga social y actriz.

Hay una vieja palabra sánscrita, Líla, que significa juego divino, el juego de la creación, el plegarse y desplegarse del cosmos. Juego libre y profundo, a la vez el deleite y goce del aquí y ahora, juego que significa amor. Juego que nos acerca a lo espontáneo, a lo infantil, a lo ingenuo y que por las complejidades de la vida vamos perdiendo y cuando lo reencontramos despierta la sensación de hallarnos nuevamente con nuestro verdadero ser.


El presente artículo tiene como interés mostrar al lector las posibilidades que tiene el teatro, básicamente la técnica teatral y el movimiento expresivo, en el desarrollo de habilidades para ejecutivos y para la comunicación interna de la empresa.

Cada vez son más las organizaciones que demandan este tipo de dinámicas ya que, por un lado entrenan al personal en habilidades concretas y efectivas, y por otra parte es una técnica eficiente dado que es el “cuerpo” el que trabaja y guarda memoria del cambio.

Las áreas de actuación abarcan desde la alta gerencia donde se entrena a los ejecutivos a hablar en público, preparar conferencias, comunicación verbal y no verbal, liderazgo en equipos de trabajos, aprender a comunicar situaciones difíciles, entre las dinámicas más frecuentes. Asimismo esta técnica es altamente beneficiosa para trabajar en distintos departamentos de la empresa (Atención al Cliente), o en sectores donde existan problemas de comunicación interna.

Animarme a hablar en público
Actualmente se ha acrecentado el número de ejecutivos y profesionales de distintas disciplinas que se acercan a pedir este tipo de servicio.

Para dar un ejemplo claro en lo que se refiere esta metodología, nos remitimos al siguiente caso. Hace unos meses el director ejecutivo de una empresa de Barcelona nos dijo que estaba decidido a cambiar aspectos de su vida y quería empezar por algo que nunca se había atrevido “hablar en público ante grandes audiencias”. Si bien es una persona que diariamente lidera equipos de trabajo y se expone a dirigir reuniones de grupos, su reto eran los amplios auditorios. Comentó que siempre manda a sus colaboradores a las conferencias y se estaba perdiendo oportunidades para su negocio y para él mismo.

Luego de una primera entrevista donde se abordaron las causas que ocasionan “ese temor ante una audiencia”, causas muy variables en cada persona, hicimos un plan de acción proponiendo algunas sesiones individuales, donde se focaliza en la problemática de la persona, y otras en grupos reducidos para trabajar la técnica en sí. El tiempo total ha sido de dos meses.

Cuando finalizó el trabajo quedamos todos muy satisfechos. Además de lograr ya hablar en público con fluidez, las técnicas teatrales le han posibilitado otro diálogo consigo mismo, otorgándole mayor solvencia y seguridad en la conducción de sus equipos de trabajo.

‘Animarse a hablar en público’ posibilita, y tal vez es lo más importante de este enfoque, fortalecer internamente la propia identidad, estar presentes en el aquí y ahora con absoluta capacidad de dominar el entorno y sacando afuera nuestros ser creativo adormecido y oculto por los miedos, en definitiva lograr esencialmente confianza en uno mismo.

La importancia de un trabajo teatral expresivo
Esencialmente el eje transversal del trabajo teatral expresivo apunta a un centramiento interno, al estar anclados en el aquí y ahora desde nuestra esencia, a gestionar los propios miedos logrando seguridad y presencia.

Tomamos como premisa central que el ser humano cuenta al menos con cuatro tipos de conciencia:

1. Conciencia física.
2. Conciencia intelectual.
3. Conciencia emocional.
4. Conciencia espiritual.

Estas cuatro conciencias son las que sientan las bases, anclan y permiten que nuestro ser creativo esté libre y en acción transformadora. El ser conciente es la llave maestra para la estabilidad, la acción, la fuerza interna y la transformación.

Conceptual y metodológicamente las técnicas teatrales incluyen una perspectiva humanista e integradora, que utiliza herramientas de distintas ramas del arte, en especial las que ofrece el arte dramático y el movimiento, donde se incluye el cuerpo y el lenguaje como modo de expresión.

Es una experiencia vivencial de exploración con uno mismo y con el grupo. Se trabaja con diversas técnicas de respiración, meditación, movimiento, rol-playing e improvisación.

Se parte desde la propia subjetividad para abrirnos y encontrarnos con la capacidad creativa en la improvisación, siendo concientes de todo el caudal vital como seres protagonistas de nuestra acción y nuestras relaciones.

Los resultados observados son altamente significativos. En el nivel individual, quienes exploran este trabajo se reconocen en otra sintonía interna, abriendo sus canales de energía, conectándose con su respiración y utilizando “su mente” a favor, es decir “en conciencia”.

En el nivel organizacional las técnicas de rol-playing permiten visualizar claramente cuál es el conflicto emergente en la organización y al vivenciarlo en el cuerpo el registro es altamente poderoso para actuar y cambiar el sistema de funcionamiento en el grupo.

El teatro es un arte social, “soy” y construyo el todo desde la parte, es un trabajo en equipo donde todos somos fundamentales. Esta es otra de las magias del juego teatral: indagar, de manera sutil, cuestiones profundas promoviendo el autoconocimiento y nuevos vínculos humanos.

Desde este punto de vista, consideramos que las técnicas teatrales son prioritarias para los cambios personales y grupales en las organizaciones, ya que posibilita vencer los propios miedos internos, lograr seguridad, ampliar el potencial expresivo, disfrutar con uno mismo desde su ser creativo, reconociendo nuestra capacidad de improvisación, de rapidez, de placer y de goce en el aquí y ahora, donde somos protagonistas y concientes en la construcción de nuestro presente real.

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login