Inteligencia Emocional (4)

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Enviar a un amigo
Junio 2018
Inteligencia Emocional (4)

En estos tiempos no deja de ser sorprendente ver como las empresas, las personas, a fin de cuentas, nos atascamos una y otra vez en los mismos errores. Ríos de tinta se escriben sobre la importancia de tener un equipo de empleados unido y motivado, mensajes en las redes sociales sobre cómo mejorar la productividad, las ventas y la imagen. Esa imagen de compañía que nace y termina en todas y cada una de las personas que la forman, personas que son el valor más importante que se tiene. Pero en el fondo, pocas se guían por esos fundamentos.

Por Javier Martin. IE4 Lab.

En estos tiempos no deja de ser sorprendente ver como las empresas, las personas, a fin de cuentas, nos atascamos una y otra vez en los mismos errores. Ríos de tinta se escriben sobre la importancia de tener un equipo de empleados unido y motivado, mensajes en las redes sociales sobre cómo mejorar la productividad, las ventas y la imagen. Esa imagen de compañía que nace y termina en todas y cada una de las personas que la forman, personas que son el valor más importante que se tiene.  Pero en el fondo, pocas se guían por esos fundamentos.

Es en las dificultades cuando aflora y sale a la luz la genética de las compañías y sus personas. No hay una receta buena para esos momentos, y no imagino lo que debe ser tomar decisiones que afecte al futuro de los empleados. Pero si tienes gente formada, empleados comprometidos, que han depositado su tiempo, su esperanza y energía por una compañía, no los frenes, nos los tengas amargados. Puede haber años peores, donde surjan necesidades difíciles para una empresa, pero ya incluso en los buenos momentos donde debería haber alegría y felicidad, hay tristeza. Alguien nos dijo una vez, voy a hacer lo posible para que hasta el día que por alguna circunstancia me encuentre en la obligación de prescindir de vosotros, que seáis felices trabajando aquí y por extensión, lo seáis en vuestra vida. Esas son las personas que te cautivan, que te dan alas para que imagines, para que creas que sí pueden existir ese tipo de empresas que transmitan pasión por todos sus poros. Cada vez que escucho “está todo inventado” “si lo hacen así será por algo”, siempre hay alguien que por suerte no se conforma, no copia patrones, se revela a esas ideas contagiosas. Que no falten, que no se desanimen, que nos nutran y nos guíen a ser mejores.

En el sector donde se desarrolla mi vida laboral, sí existe esa empresa y he tenido la suerte de coincidir con las personas que la forman e integran: IE4Lab. Personas que tienen ese calibre humano y profesional, donde compañeros con diferentes procedencias, con diferentes edades y formaciones llevan esa característica singular con la que trasmiten una energía diferente en todo lo que hacen. Personas que se alegran de que crezcas y te desarrolles, donde te motivan a intentar alcanzar todo lo que en tu imaginación exista, donde se crea un entorno de trabajo amigo, con transparencia, comunicación, generosidad y cariño. Donde la inteligencia emocional se eleva para hacer feliz a los compañeros y clientes, y donde los resultados de ventas, además, marcan diferencia y evidencian que sí es posible hacer las cosas distintas, y cuando todo ese talento se junta ¡se cambia el mundo!

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login