Similitudes gráficas y fonéticas no bastan para impedir el registro de una marca de medicamentos.

Home » Derecho ftico. » Similitudes gráficas y...Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
29 May. 2007
Similitudes gráficas y fonéticas no bastan para impedir el registro de una marca de medicamentos.

Sentencia del Tribunal de Primera Instancia de la Comunidad Europea (TPI) de 13 de febrero de 2007 (Asunto T-256/04).

Antecedentes

Ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), una sociedad alemana solicitó el registro de la marca RESPICUR, que le fue concedido, por lo que la titular de la marca anterior RESPICORT, una sociedad suiza, recurrió ante el TPI. Éste anula el registro en la sentencia que aquí reseñamos, por entender que existía riesgo de confusión.

Es importante señalar, de entrada, que la solución del caso es compatible con la jurisprudencia española. En este sentido, las circunstancias del caso revelaban un especial riesgo de confusión entre las marcas, más allá de su mera similitud fonética y gráfica. Como dato novedoso y a tener en cuenta por los aplicadores españoles del Derecho de marcas, subyace la idea de que, en los medicamentos de prescripción, el riesgo de confusión debe valorarse desde la perspectiva de médicos y farmacéuticos. No, por tanto, desde el criterio general del consumidor medianamente informado y perspicaz. En consecuencia, el riesgo de error se minimiza, pudiendo tolerarse un grado de similitud mayor. Además, se considera que los pacientes de afecciones graves están generalmente informados y muestran una especial atención y perspicacia al elegir el medicamento apropiado. En la solución de este caso fue determinante que uno de los medicamentos implicados era de prescripción por llevar corticoides, mientras que el otro no.

Examen de la Sentencia

En primer lugar, a efectos de denegar el registro de una marca similar, se tiene en cuenta que los productos implicados tengan la misma indicación terapéutica. En el caso enjuiciado era así, porque se trataba de productos para las vías respiratorias. En cambio, y a diferencia de lo considerado por la OAMI, son irrelevantes otras consideraciones, como la forma galénica, la sustancia activa, o la obligación de prescripción médica.

La similitud gráfica y fonética entre las marcas, incluso cuando sean muy elevadas, no es argumento bastante para denegar el registro solicitado. Uno de los factores adicionales a considerar es el de la similitud conceptual.

En el caso enjuiciado, se observa una evidente semejanza gráfica y fonética. En cuanto a la similitud conceptual, concurren dos situaciones contrapuestas. No existe para los médicos y farmacéuticos, porque pueden distinguir el sentido de las partículas “cur” y “cort”. Pero sí para los destinatarios del medicamento dispensado sin receta, que carecen de los conocimientos necesarios para advertir la diferencia. Este dato es decisivo, según el TPI a efectos de anular el registro, porque, si ambos medicamentos hubieran sido de prescripción, se habría neutralizado la similitud fonética y gráfica con la diferencia conceptual. Y ello habría permitido confirmar la resolución de la OAMI.



Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login