¿Qué aplicaciones puede recomendar el profesional sanitario?

Home » Noticias » ¿Qué aplicaciones puede recomendar... Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
28 Feb. 2013
¿Qué aplicaciones puede recomendar el profesional sanitario?

Debate en Barcelona sobre el uso de la web social en la labor del profesional sanitario.

Expertos en salud 2.0 coinciden en la necesidad de establecer criterios para valorar qué aplicaciones puede recomendar el profesional sanitario.

La Dra. Mónica Moro, e-business y e-learning manager de Menarini España, el Dr. Ramon Capdevila, cofundador de Pediatres de Ponent, y Cristina Ribas, presidenta de la Associació Catalana de Comunicació Científica, ponentes de la mesa redonda.

Las posibilidades que el entorno 2.0 ofrece como herramienta de trabajo a los profesionales sanitarios ha centrado el debate 'Las redes sociales y la gestión del conocimiento', organizado por la Biblioteca de Ciències de la Salut de Catalunya del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, con motivo de la presentación del Punt de Servei de dicha Biblioteca. Xavier Rodríguez Guasch, director de Serveis del Departament de Salut, y Rosa Maria Pujante, subdirectora General de Recursos Humans i Organització de ese área, han destacado la importancia del gran repositorio de información digital relacionada con la salud que la Biblioteca pone al alcance tanto de docentes e investigadores como de la ciudadanía en general.

En la mesa redonda, moderada por Pilar Roqué, responsable de la Biblioteca de Ciències de la Salut de Catalunya del Departament de Salut, ha participado la Dra. Mónica Moro, e-business y e-learning manager de Menarini España, quien ha destacado “la importancia de un encuentro como éste, ya que estamos en la era del paciente 2.0 y algunos profesionales de la salud ya utilizan con regularidad estas herramientas. Gracias a este entorno es posible compartir información con los pacientes y con otros profesionales del sector, e incluso puede ayudar a detectar problemas de salud”.

Hoy, el 81% de la población busca información a través de Internet y utiliza las redes sociales. En España más del 60% de los hogares tienen conexión a la Red y uno de cada tres usuarios de móvil -que, en nuestro país, alcanza el 90%- accede a Internet mediante este dispositivo. El acceso es creciente y hoy la salud es uno de los temas más solicitados (el 30% de las búsquedas están relacionadas con ella). De ahí la necesidad de analizar tanto las posibilidades como los riesgos que pueden presentar las aplicaciones relacionadas con la salud.

Análisis de los beneficios y los riesgos de la web social
Como afirma Mónica Moro, “la web social permite acercarnos a colegas, instituciones, usuarios y pacientes, rompiendo la barrera entre el “yo” y el “nosotros. Pero es preciso huir de la confusión y la contaminación que puede darse en el entorno 2.0 si no tomamos las medidas necesarias para asegurar la fiabilidad de los contenidos”. En este sentido, ha destacado la “existencia de ciertos prejuicios en el uso de las herramientas 2.0, incluso entre los jóvenes, que no dudan en usarlas en sus relaciones personales pero que no conciben la posibilidad de utilizarlas profesionalmente porque no son conscientes de sus beneficios”.

En ese sentido, según Cristina Ribas, presidenta de la Associació Catalana de Comunicació Científica, “de la misma forma que muchos profesores advierten acerca de los riesgos del mal uso de la web social, también deberían informar a los alumnos de sus múltiples ventajas”. Para Ramon Capdevila, cofundador de Pediatres de Ponent, “es imprescindible entender que la aplicación del 2.0 no significa estar a la vanguardia tecnológicamente sino que se trata de una cuestión de actitud. Por tanto, falta formación para normalizar su uso por parte del profesional de la salud”.

Los ponentes han destacado la falta de formación de los profesionales a la hora de actuar como consumidores y/o prescriptores de Apps y otras herramientas 2.0, sobre las que muchos pacientes solicitan información en consulta.

Pero ¿cómo manejar toda la información accesible a través de Internet? La confianza en los contenidos y la necesidad de establecer un marco de regulación para las Apps de salud también han centrado el debate. Según Mónica Moro, “cuando aún estábamos discutiendo, prácticamente, la fiabilidad de las páginas web, han emergido las Apps. De hecho, una de cada cinco personas con Smartphone tiene, como mínimo, una aplicación de salud (sobre todo, relacionada con temas como dietas, pérdida de peso y ejercicio físico). Al no estar reguladas y dado su carácter comercial, parece que tenemos un juguete peligroso entre las manos. En ese sentido, una directiva europea clasifica las apps móviles como dispositivos médicos, de modo que se pide que superen controles similares a los productos sanitarios”.

Por tanto, como añade Mónica Moro, “por ahora no tenemos criterios para valorar las aplicaciones que, como profesionales sanitarios, podemos recomendar a los pacientes. Hoy solamente contamos con el aval de las instituciones que las elaboran y la revisión de los profesionales pero falta ir más allá y establecer un orden. Incluso los propios estudios de Ciencias de la Salud deberían plantearse la posibilidad de incluir la salud 2.0 como una materia más”.

¿Para qué usar las redes sociales?
Ante la pregunta ¿Para qué usar las redes sociales?, Cristina Ribas no dio opción a la duda “No hay remedio, es donde está la gente a la que nos dirigimos. Debemos estar y eso requiere esfuerzo y actitud”. Además añadió que “Quien sabe sacar partido a Internet destaca sobre el resto y tiene un valor añadido en su profesión”.

Ramón Capdevila ha destacado que “la población pediátrica ya está en los medios sociales y los padres acuden a Dr.Google para luego consultar con su profesional lo que han encontrado. Los e-pacientes corren el riesgo de infoxicarse (acceder a demasiada información que, además, no siempre proviene de fuentes fiables) y, por ello, es mejor guiarlos en este entorno”.

Los expertos coinciden en la necesidad de contenidos de calidad para dar sentido a la aplicación del entorno 2.0 en materia de salud. En palabras de Cristina Ribas, “tenemos acceso a una cantidad ingente de información pero hay que saber distinguir si es de calidad y fiable. Además, es fundamental hacer un ejercicio de reflexión para plantearse, por ejemplo, qué Apps son necesarias realmente. Antes de prescribirlas, es imprescindible conocer si son verdaderamente efectivas”.

Por su parte, Ramón Capdevila ha incidido en una de las vertientes más positivas del uso de herramientas 2.0: “a la larga nos ha hecho más productivos y conscientes de que juntos funcionamos mucho mejor”.

http://www.menarinidiag.es
http://www.menarini.com
http://www.solucionesparaladiabetes.com
http://www.diabetesmenarini.com
Varios y Miscelánea  



Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login