GSK y Save the Children se alían con el objetivo de salvar la vida a un millón de niños

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
10 May. 2013
GSK y Save the Children se alían con el objetivo de salvar la vida a un millón de niños

• Trabajarán juntos para acelerar la disponibilidad de dos medicamentos infantiles y establecerán un comité asesor en I + D que aborde las causas de la mortalidad neonatal e infantil.

• La alianza llevará a cabo inicialmente dos programas insignia en África subsahariana (República Democrática del Congo y Kenia). 

GSK y Save the Children han puesto en marcha una nueva y ambiciosa alianza para salvar la vida a un millón de los niños más pobres del mundo. Gracias a esta colaboración, ambas organizaciones trabajarán juntas de una forma diferente a como se ha hecho hasta ahora, compartiendo experiencia, conocimientos, recursos y contactos para hacer frente a algunas de las principales causas de mortalidad infantil.

Entre las principales iniciativas se encuentran la transformación de un antiséptico utilizado actualmente como colutorio en un producto que podría salvar la vida de los recién nacidos, y el lanzamiento de una presentación en polvo de un antibiótico con dosis adecuadas para pediatría con el fin de contribuir a combatir la neumonía, una de las principales causas de mortalidad de los menores de cinco años.

Por primera vez Save the Children se involucrará en ayudar a GSK en la investigación y desarrollo de medicamentos para niños, formando parte de un Consejo Asesor pediátrico de I+D que acelere el desarrollo de intervenciones innovadoras que salven la vida de los menores de cinco años, e identificando formas de garantizar el mayor acceso posible a la sanidad en el mundo en desarrollo. GSK podrá aprovechar los conocimientos sanitarios infantiles de Save the Children y utilizar su experiencia para llevar una asistencia sanitaria básica a los niños de las zonas más remotas y las comunidades marginadas.

La colaboración entre GSK y Save the Children también tratará de ampliar la cobertura de vacunación de los niños más pobres, aumentar la inversión en profesionales sanitarios y desarrollar un producto nutricional de bajo coste que ayude a combatir la desnutrición infantil.

Los programas principales de esta alianza se llevarán a cabo inicialmente en la República Democrática del Congo y en Kenia. Se hará un seguimiento de ambos y las evidencias sobre cómo salvar vidas de niños se utilizarán para replicar los programas en otros países de África subsahariana, Asia y América Latina.

Aunque se ha avanzado últimamente, casi siete millones de niños murieron en 2011 debido a la falta de acceso a atención sanitaria básica, vacunas y alimentos nutritivos. A través de estas y futuras iniciativas, la alianza tiene como objetivo salvar la vida de un millón de niños en los próximos cinco años.

Justin Forsyth, presidente ejecutivo de Save the Children, ha comentado que "esta innovadora alianza implica a ambas organizaciones para trabajar con el fin de salvar la vida de un millón de niños. Hasta ahora Save the Children no había colaborado con una compañía farmacéutica como GSK, pero creemos que podemos conseguir grandes beneficios para los niños si aprovechamos su poder de investigación, innovación y alcance global”.

Sir Andrew Witty, CEO de GSK, ha asegurado que "una colaboración de esta envergadura nos da la oportunidad de hacer algo increíble: salvar la vida de un millón de niños y transformar la vida de millones más. En GSK nos motiva el desarrollo de medicamentos innovadores que salvan vidas y queremos lograr que estos lleguen a las personas que los necesitan. Al unir fuerzas con la organización Save the Children, podemos ampliar estos esfuerzos y dar un nuevo impulso para el cambio evitando que mueran niños por enfermedades que puedan prevenirse. Espero que esta alianza inspire a las personas que trabajan en GSK y establezca un precedente de cómo empresas y ONGs pueden trabajar juntas con un objetivo común".

Las características principales de la alianza son:

• La reformulación del antiséptico clorhexidina –principio activo del colutorio de GSK, Corsodyl- para la limpieza del cordón umbilical de los recién nacidos, previniendo así una infección grave, una de las principales causas de muerte de recién nacidos en los países pobres. Estudios realizados en el sur de Asia sugieren que esta sencilla intervención podría prevenir 1 de cada 6 muertes de recién nacidos en entornos de bajos recursos.

• Buscar el registro acelerado y lanzamiento de un antibiótico infantil, utilizado para tratar la neumonía, enfermedad que en la actualidad acaba con la vida de 1,4 millones de menores de cinco años en países con alta incidencia de esta enfermedad. Se desarrollará en envases con dosis adecuadas para los bebés y niños pequeños. GSK también trabajará con Save the Children para buscar una versión alternativa que se adapte a los lugares donde es difícil el acceso al agua y la leche.

• Tratar de ampliar la cobertura de vacunación en las comunidades de difícil acceso, por ejemplo, a través de un mayor uso de herramientas telefónicas, como el envío de SMS para recordar a los padres la utilización de los servicios de vacunación, y proporcionando smartphones a los profesionales sanitarios para que puedan registrar y programar las vacunaciones.

• Investigación de un nuevo producto nutricional asequible para combatir la desnutrición, causa subyacente de una de cada tres muertes en menores de cinco años. Un equipo de GSK y Save the Children investiga en Kenia el desarrollo de un producto alimenticio de bajo coste para las familias más pobres.

• Inversión en profesionales sanitarios para las comunidades más pobres, a partir de la colaboración entre GSK y Save the Children y con el fin de ayudar a resolver el déficit estimado en al menos 3,5 millones de trabajadores de la salud cualificados, que puedan administrar las vacunas y los medicamentos esenciales a los bebés y a los niños, dar consejos de salud y tratar la desnutrición.

• Puesta en marcha de programas, inicialmente en la República Democrática del Congo (RDC) y Kenia, que incluyan estas intervenciones. Se realizará un estrecho seguimiento y evaluación de estos dos programas para determinar cómo la alianza salva vidas antes de ampliar y replicar estos programas en otros países en desarrollo.

• Desarrollar un proyecto sobre cómo las empresas pueden ofrecer mejores beneficios sociales mediante el compromiso en cuestiones de salud y desarrollo, y tratar de unir fuerzas para garantizar que la salud y el bienestar de los niños sean una prioridad en las discusiones globales de política sanitaria.

• Motivar y comprometer a todos los trabajadores de GSK para ayudar a incrementar la concienciación a través del voluntariado y de la recaudación de fondos, con el objetivo de estimular a los empleados a conseguir un millón de libras al año, cifra que será doblada por GSK. A través de esta y otras donaciones a Save the Children, GSK se ha comprometido a donar al menos 15 millones de libras en el curso de la alianza. Se harán contribuciones adicionales a través de programas específicos de investigación y desarrollo.

Save the Children y GSK han trabajado juntos durante ocho años en varios proyectos de salud pública, entre los que se incluye la iniciativa de GSK de reinvertir el 20 por ciento de los beneficios obtenidos en los países en desarrollo en programas para fortalecer las infraestructuras de salud, principalmente a través de la formación de los profesionales sanitarios locales.

 


http://www.gsk.es
http://www.gsk.com

Varios y Miscelánea