Baxter reconoció que el uso de Gammagard no disminuyó el avance del Alzheimer

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
13 May. 2013
Baxter reconoció que el uso de Gammagard no disminuyó el avance del Alzheimer

 El fármaco se mantiene en el mercado para tratar trastornos de sangre. 

La compañía farmacéutica estadounidense Baxter anunció esta semana el fracaso de su tratamiento experimental Gammagard para frenar la disminución de las capacidades mentales de las personas que padecen el mal de Alzheimer. "El ensayo clínico que se encuentra en la fase 3 no ha logrado su objetivo principal", dijo en un comunicado Ludwig Hanston, director del departamento de biociencias del laboratorio.

"Sin embargo, proseguimos con el análisis de datos procedentes de ciertos subgrupos" para los cuales este tratamiento podría ser beneficioso, agregó.

Algunos de los participantes con una forma moderada de la enfermedad y quienes tienen una mutación genética que aumenta el riesgo de Alzheimer, que tomaron la dosis más alta, parecen mostrar efectos positivos, pero su número es muy reducido para que los resultados sean concluyentes.

El estudio clínico se llevó a cabo durante 18 meses en 390 pacientes afectados de una forma temprana y moderada de la enfermedad de Alzheimer. Gammagard, el tratamiento a base de inmunoglobulina anticuerpos naturales extraídos de la sangre de los donantes ha hecho poca o ninguna diferencia en el tratamiento en comparación con quienes habían tomado un placebo.

Según los investigadores, estos anticuerpos están dirigidos a las placas de beta-amiloide, una proteína que afecta la memoria y las habilidades de pensamiento y cuya acumulación en el cerebro se vincula con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Gammagard había despertado expectativa en 2012, cuando investigadores a cargo del ensayo clínico anunciaron en una conferencia médica en julio que se había estabilizado el tratamiento del Alzheimer durante tres años en cuatro pacientes tratados con la dosis más alta de este medicamento. Las personas con la enfermedad de Alzheimer por lo general mueren unos ocho años después del diagnóstico.

La enfermedad de Alzheimer es incurable y afecta a unos 36 millones de personas en todo el mundo, en su mayoría 90 por ciento mayores de 65 años. Gammagard ya está en el mercado para el tratamiento de ciertos trastornos de la sangre, y estas aplicaciones no se ven afectadas por los resultados del ensayo clínico de la enfermedad de Alzheimer.

 

 

 


http://www.baxter.es

Órganos de los sentidos