Los expertos concluyen: “El futuro es del biosimilar y su uso extendido es cuestión de tiempo”

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
07 Nov. 2018
Los expertos concluyen: “El futuro es del biosimilar y su uso extendido es cuestión de tiempo”

Los biosimilares tienen un gran impacto en el Sistema Nacional de Salud (SNS) ya que suponen un ahorro que facilita el acceso a medicamentos al tiempo que potencia la innovación farmacéutica.

El impacto económico de los biosimilares sobre el sistema sanitario se traduce en un ahorro directo de recursos debido al precio inferior al que se venden en comparación con el medicamento de referencia.

Los medicamentos biosimilares suponen un ahorro significativo para el SNS permitiendo facilitar el acceso a medicamentos más novedosos, al tiempo que potenciar el círculo de la innovación farmacéutica. Con el objetivo de abordar los retos que presenta el desarrollo de este tipo de fármacos, Biogen ha organizado en sus oficinas el desayuno de prensa ‘Biosimilares, estrategia de futuro’.

Una de las principales conclusiones derivadas del desayuno ha sido que los biosimilares ofrecen una gran oportunidad para controlar el coste y la disponibilidad de medicamentos biológicos, lo que contribuye a la sostenibilidad y eficiencia de los sistemas sanitarios mundiales. De hecho, se estima que los biosimilares supondrán un ahorro de 2.443 millones de euros entre 2009 y 2020, lo que equivale al 1,3% del gasto farmacéutico total del SNS durante este periodo.

La llegada de los biosimilares ha supuesto un ahorro directo de recursos debido a su precio inferior frente al biológico de referencia. Al entrar en el mercado con valores más bajos provocan un descenso en el precio de los medicamentos competidores, hecho que beneficia directamente a los pacientes que consiguen un mayor acceso a los tratamientos. En muchas ocasiones, el ahorro generado por el uso de estos medicamentos se traduce en una reinversión de los recursos en investigación y, como consecuencia, en más medicamentos innovadores.


De izquierda a derecha: Raúl Jiménez, Director Biogen Biosimilares de España y Portugal; Dr. José Luis Poveda, Jefe Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Universitario y Politécnico de la Fe; Dr. Esteban Rubio, Reumatólogo Responsable de la Unidad de Espondiloartritis, Artritis Psoriásica y Uveitis del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen del Rocio de Sevilla; y Regina Múzquiz, Directora General de la Asociación Española de Biosimilares (BioSim).

Por su parte, el Dr. José Luis Poveda, Jefe Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Universitario y Politécnico de la Fe, ha comentado que “el uso de biosimilares está suponiendo importantes hechos que conviene resaltar y que generan valor para los pacientes y el Sistema Nacional de Salud”. Y añade: “el biosimilar aporta innovación, especialmente en los avances en la producción y en la posibilidad reducción de costes, pero no debemos olvidarnos de la aportación en investigación en resultados de salud, que han supuesto conocer mejor los datos de eficacia de los tratamientos en vida real”.

En este sentido, este experto ha querido destacar durante la jornada que “situar al biosimilar en el mismo plano de eficacia y seguridad que el producto de referencia, constituye un ejercicio que el farmacéutico de hospital está impulsando desde la información y la cooperación con el resto del equipo clínico, así como con la medición de resultados”.

Además, durante la jornada se han tratado temas como la estrategia de futuro y los retos en el desarrollo de los biosimilares, su impacto en el SNS y los beneficios que presentan para los pacientes, en concreto, los que padecen enfermedades inflamatorias, así como los obstáculos a los que se enfrentan los biosimilares en el mercado actual.

En esta línea, el Dr. Poveda ha asegurado que “el SNS plantea importantes retos derivados del propio envejecimiento de la población, de los gastos de cronicidad asociados y, especialmente, de los grandes avances que se están produciendo con el descubrimiento de nuevos fármacos en amplias áreas terapéuticas que suponen importantes necesidades de inversión”. Además, este experto ha añadido que “es de especial relevancia el campo de la oncohematologia y la singularidad de las terapias de precisión, así como las nuevas posibilidades en el campo de las enfermedades raras, cuyas necesidades en los pacientes apenas están satisfechas”.

Los expertos han señalado como principales barreras la falta de regulación específica, la intercambiabilidad entre los medicamentos de este tipo, la ausencia de incentivos entre los profesionales sanitarios para lograr un uso racional de los medicamentos biosimilares. A ello se le suma la falta de formación de los profesionales sanitarios en materia de biosimilares y de información por parte de los pacientes.

En palabras de Regina Múzquiz, Directora General de la Asociación Española de Biosimilares (BioSim), “los pacientes están cada vez más informados e interesados en sus patologías y, por tanto, en sus tratamientos. Si bien es cierto que la confianza en el médico es clave en la relación médico-paciente, los pacientes demandan cada vez más información”, a lo que ha añadido que “además de centrar los esfuerzos formativos de la industria farmacéutica en los profesionales sanitarios que están en continuo contacto con el paciente, es fundamental asegurarse de hacer llegar a los propios pacientes información rigurosa y veraz sobre los biosimilares, para así disipar todas sus dudas o reticencias si las hubiera”.

Enfermedades como el cáncer, la artritis, la hepatitis C o las enfermedades raras, se han visto muy beneficiadas por el desarrollo de biosimilares, ya que los medicamentos biológicos tienen un coste más elevado. Esta reducción en el precio de los medicamentos permite tratar a un mayor número de pacientes y acelerar el acceso a los mismos. En palabras del Dr. Esteban Rubio, Reumatólogo Responsable de la Unidad de Espondiloartritis, Artritis Psoriásica y Uveitis del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Virgen del Rocio de Sevilla “el futuro es del biosimilar, y su uso extendido, es cuestión de tiempo. Es esperable que administraciones, clínicos, pacientes y la propia industria farmacéutica trabajen en pos de un escenario de uso generalizado para los fármacos ya contrastados en todos aquellos casos de mala evolución de la enfermedad en ‘las mejores condiciones de sostenibilidad’ para el sistema de financiación pública”.

En esta línea, es importante recalcar que el biosimilar es altamente similar al medicamento biológico ya existente con condiciones de estandarización reguladas por la propia Agencia Europea del Medicamento (EMA) y Agencia del Medicamento y los Alimentos (FDA) en Estados Unidos, que han marcado los puntos de desarrollo farmacológico y clínico obligatorios para ser considerados medicamentos con condiciones de eficacia-seguridad muy similares al producto referente. “El biosimilar representa una necesidad no cubierta en un campo de enfermedad como el de la artritis crónica, con gran impacto para la calidad de vida de pacientes de múltiples edades, especialmente en el acceso a terapias que le dan a estos ‘la mejor posibilidad de evolución’", ha concluido el Dr. Rubio.

La Unión Europea (UE) ha sido pionera en cuanto a la regulación y autorización de biosimilares. Se trata de la región con mayor número de este tipo de medicamentos aprobados. El primero de ellos fue autorizado en 2006 y en agosto de 2017 ya había 34 disponibles, en España se dispone 16 tratamientos biosimilares comercializados. Los resultados de los biosimilares son prometedores ya que, actualmente, hay más de 700 en distintos niveles de desarrollo en el mundo. En este sentido, “España se encuentra por detrás de países como Inglaterra, Alemania o Italia y por delante de países como Francia. A pesar de estos datos, es muy relevante señalar que la distribución de biosimilares es muy irregular en función de la molécula y del país. Dentro de España las diferencias son elevadas entre diferentes Comunidades Autónomas y, lo que es aún más llamativo, entre hospitales de una misma comunidad. Esto parece significar que la penetración de los biosimilares en el mercado depende en gran medida de la confianza en estos fármacos por parte de todos agentes implicados en el SNS y las políticas incentivadoras”, ha concluido Múzquiz.


http://www.biogen.com
http://www.biogen.com.es

Mercado  




Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login