GSK Consumer Healthcare colabora con Mammoth Biosciences en el desarrollo de una prueba para COVID-19

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
27 May. 2020
GSK Consumer Healthcare colabora con Mammoth Biosciences en el desarrollo de una prueba para COVID-19

La colaboración tiene como objetivo crear una prueba totalmente desechable, rápida y portátil para los consumidores.

GSK Consumer Healthcare y Mammoth Biosciences se han unido para desarrollar una prueba precisa, fácil de usar, totalmente desechable, rápida y portátil con el objetivo de que consumidores y profesionales sanitarios puedan detectar de manera sencilla el SARS-CoV-2 que provoca el COVID-19. Para su detección, el dispositivo utilizará la plataforma DETECTR basada en secuencias CRISPR de Mammoth Biosciences, que puede identificar y señalar la presencia de cadenas de ARN vírico obtenidas mediante un simple frotis nasal.

La nueva prueba tendrá la calidad y fiabilidad de la plataforma patentada DETECTR, que cuenta con una validación revisada por homólogos que demuestra su potencial para ofrecer resultados de diagnóstico del SARS-CoV-2 en un formato portátil simple y fácil de usar, conservando al mismo tiempo la sensibilidad y especificidad con los más altos estándares. La gran ventaja de la prueba, que puede ofrecer resultados en menos de 20 minutos, es que no requerirá procesos de varios pasos ni un complejo entorno de laboratorio. Será un diagnóstico desechable y fácilmente distribuible que, sujeto al examen reglamentario, estará disponible primero en el ámbito clínico y, después, para consumidores.

Más allá del COVID-19, la plataforma tiene una gran variedad de usos diagnósticos que abarcan numerosas enfermedades infecciosas. DETECTR ha recibido recientemente una validación revisada por pares que demuestra su poder de diagnóstico, publicada en Nature Biotechnology.

Brian McNamara, CEO de GSK Consumer Healthcare, manifiesta: "Tenemos un compromiso con nuestros consumidores, el de ayudarles a mantenerse a salvo durante esta pandemia; y creemos que el acceso a pruebas de calidad y precisas es una necesidad crítica. Estamos entusiasmados de poder trabajar con Mammoth Biosciences aportando nuestro conocimiento del cliente y nuestra experiencia comercial para, juntos, contribuir a desarrollar una prueba rápida y desechable para detectar el COVID-19".

Sylwia Piankowska, directora general de GSK Consumer Healthcare para España y Portugal, añade: “Actualmente, estamos centrados en el desarrollo de un prototipo para la revisión de la Autorización de Uso de Emergencia de la FDA antes de finales de 2020. Aunque no podemos especular sobre los resultados de las regulaciones o los plazos, nuestra esperanza es que si tenemos éxito la prueba esté disponible en las clínicas de EE.UU. en el primer trimestre de 2021, con el objetivo de que posteriormente los consumidores estadounidenses lo puedan obtener sin receta médica. Tras el desarrollo de una prueba COVID aprobada por la FDA, nuestra intención es explorar con Mammoth Biosciences cómo podemos utilizar la plataforma tecnológica DETECTR para desarrollar otros tipos de diagnósticos para el uso del consumidor. En ese momento, consideraríamos las oportunidades en otros mercados”.

"Nuestra misión en Mammoth siempre ha sido redefinir la relación que los consumidores tienen con su salud, y a través de nuestra colaboración con GSK Consumer Healthcare, seremos capaces de hacer justamente eso", añade Trevor Martin, CEO y cofundador de Mammoth Biosciences. "La preocupación por el COVID-19 es clave en este momento, y como sociedad lo que necesitamos es un cambio fundamental en los diagnósticos - un medio escalable para abordar ampliamente la detección de enfermedades. Con un diagnóstico basado en CRISPR podemos lograr una prueba rápida y fiable sin comprometer la precisión de las pruebas moleculares para todo tipo de enfermedades infecciosas".

GSK Consumer Healthcare y Mammoth han comenzado a trabajar en la prueba COVID-19 y tienen como objetivo que su dispositivo sea sometido a la revisión de Autorización de Uso de Emergencia (EUA) de la FDA, la agencia gubernamental de Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, antes de finales de 2020. La prueba se pondrá a disposición de los centros de salud de los Estados Unidos que diagnostiquen o traten el COVID-19 con el objetivo de que posteriormente esté disponible sin receta médica para los consumidores. Tras el desarrollo de una prueba de COVID, ambas empresas tienen la intención de explorar cómo pueden utilizar la plataforma tecnológica DETECTR para desarrollar otros tipos de diagnósticos usables por los consumidores.


http://www.gsk.es

Empresas