La nueva planta de producción de Boehringer Ingelheim se convierte en insignia de sostenibilidad y permite ahorrar los residuos plásticos de 2 millones de inhaladores al año en España

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
05 Jun. 2020
La nueva planta de producción de Boehringer Ingelheim se convierte en insignia de sostenibilidad y permite ahorrar los residuos plásticos de 2 millones de inhaladores al año en España

El único inhalador recargable en nuestro país se fabrica en una innovadora planta en la sede de Sant Cugat del Vallès de Boehringer Ingelheim y permite el reemplazo de hasta seis cartuchos, pasando de 12 a 2 inhaladores por paciente y año.

Esta nueva planta refuerza las instalaciones de la compañía en Sant Cugat del Vallès como un hub de innovación y una clara apuesta por la I+D: allí se producen 25 millones de unidades anuales de dispositivos recargables que se exportan a más de 100 países de todo el mundo.

En los países desarrollados, se estima que entre un 5% y un 15% de las emisiones globales de CO2 las genera el sector sanitario. Y, dentro de este sector, un 21% de las emisiones están asociadas a los productos farmacéuticos.  En este escenario, ¿cuál es el impacto en el medio ambiente de las terapias inhaladas para pacientes con enfermedades respiratorias crónicas?

Se estima que en España hay 2,5 millones de personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), y que, cada año, más de 10 millones de inhaladores se utilizan y se desechan de forma mensual para tratar esta patología y otras como el asma.

Instituciones como el NICE, SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) o SIGRE ya se han posicionado en el uso responsable de los inhaladores a nivel medioambiental y, en esta línea, fruto de su compromiso con el paciente, su calidad de vida y su entorno, Boehringer Ingelheim ha apostado por reforzar su potencial innovador y sostenible, con la inauguración, en 2019, del nuevo centro de producción de Respimat en su sede de Sant Cugat del Vallès, donde se produce el nuevo inhalador en formato recargable con una I+D propia.

En la nueva planta de producción de Sant Cugat se produce y envasa Respimat, un dispositivo de inhalación para suministrar los medicamentos de la compañía para pacientes con asma y EPOC con el que se pueden ahorrar hasta 2 millones de dispositivos plásticos al año, con la consecuente reducción de CO2 y de huella de carbono en la atmósfera. Los pacientes tendrán la opción de recargar este nuevo dispositivo con hasta 6 cartuchos de recambio, lo que permitirá pasar de 12 a 2 inhaladores por paciente y año. Esto implica una disminución significativa de contaminación, ya que el medio ambiente puede 'ahorrarse' anualmente hasta 10 dispositivos por cada paciente.

Tal y como explica el Dr. René Saito, director médico y de I+D de Boehringer Ingelheim España: “Como industria farmacéutica, creemos que es importante trabajar en iniciativas que permitan reducir progresivamente el impacto de nuestra actividad en el medio ambiente. En Boehringer Ingelheim, esta vocación sostenible que tenemos como compañía, se traduce, además, en una gran apuesta por la I+D. Y, prueba de ello, es la inversión de 120 millones de euros realizada en 2019 en el nuevo centro de producción de Respimat en España. Hemos creado 200 nuevos puestos de trabajo en nuestro país y producimos 25 millones de unidades anuales de dispositivos, que se exportan a más de 100 países de todo el mundo”.

La huella de carbono según tipo de inhalador
La huella de carbono de un producto determina su impacto en el cambio climático mediante la evaluación de las emisiones de gases de efecto invernadero durante la vida de este. Respimat, en su formato desechable, ya era un dispositivo de nube de vapor suave (SMI) con una huella de carbono aproximadamente 20 veces más pequeña que las de los inhaladores de cartucho presurizado (pMDI), ya que no contiene propelente hidrofluoroalcano (HFA). Sin embargo, en su formato recargable, puede reducir esta huella de carbono en un 71% adicional cuando se reutiliza con seis cartuchos de recambio.

Como explica Mónica Sánchez, responsable de Environment, Health and Safety (EHS) de Boehringer Ingelheim en España, “si comparamos la huella de carbono de los inhaladores con la conducción de un automóvil, por aproximadamente 200 inhalaciones de medicación, las emisiones de carbono de un dispositivo de cartucho presurizado equivalen a un desplazamiento de hasta 65 kilómetros una distancia, mientras que la emisión de carbono de Respimat recargable se reduce hasta los 3 kilómetros”.

Nuestro compromiso con el paciente es a todos los niveles y, por ello, cada vez tenemos más en cuenta el impacto ambiental de los dispositivos que desarrollamos para personas con enfermedades respiratorias. Porque trabajando en mejorar el entorno que rodea al paciente, también contribuimos a mejorar su calidad de vida”, afirma el Dr. Saito.


http://www.boehringer-ingelheim.es
http://www.anticoagulante.es
http://www.alianzaporladiabetes.com
http://www.inoncology.es
http://www.avancesenrespiratorio.com
http://www.contigoentufarmacia.com
http://www.cronicidadhoy.es

Empresas