El correcto abordaje del paciente con dolor crónico en la farmacia

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Junio 2021
El correcto abordaje del paciente con dolor crónico en la farmacia
Por
Ana Esquivias, Medical Affairs Director; y Tomás Galiana, Large Account Manager. Grünenthal.

Normalmente cuando pensamos en dolor crónico nuestras ideas giran en torno a un dolor que a largo plazo en una línea temporal, pero es importante tener en cuenta que el dolor crónico conlleva un alto impacto en la vida de los pacientes, pudiendo generar un sentimiento de frustración, a no sentirse escuchados ni comprendidos, porque de alguna manera existen situaciones en las que el dolor crónico limita su vida y su actividad, llevándoles a un estado de desesperanza y escepticismo sobre la cómo va a evolucionar su enfermedad.

La International Association for the Study of Pain (IASP) define el dolor como “una experiencia sensorial o emocional desagradable asociada o similar a la asociada con un daño tisular real o potencial”(1). Esta definición incluye dimensiones que van más allá de una simple respuesta física; factores biológicos, psicológicos y sociales que en conjunto van a impactar en la calidad de vida de los pacientes.

Se considera dolor crónico aquel dolor que persiste 3-6 meses después del curso habitual de una enfermedad aguda, tiempo razonable para curar una lesión, o que se asocia con un proceso patológico crónico que causa dolor continuo, el cual se repite a intervalos durante meses o años(2).

Es tal la importancia que tiene el dolor crónico que ha sido definido no sólo como un síntoma sino como un enfermedad en sí misma, y como tal enfermedad es una de las más prevalentes en España. Se estima que uno de cada seis españoles (17-18%) sufre dolor crónico – ver infografía(3), aumentado la prevalencia con la edad y siendo más frecuente en mujeres(4). El dolor es la segunda causa de consulta en Atención Primaria (AP) y más del 50% de las consultas están relacionadas con el dolor crónico(5), siendo los trastornos de dolor crónicos más prevalentes en adultos: el dolor de espalda crónico (lumbar) – 22,1% en mujeres y 14,7% en hombre, la artrosis – 23,5% mujeres y 11,3% mujeres, el dolor de espalda (cervical) – 20,0 mujeres y 8,9% hombres y la migraña o el dolor de cabeza frecuente – 12,3% mujeres y 4,6% hombres(6).

Por tanto, teniendo en cuenta estos datos de prevalencia, es lógico que los pacientes que son atendidos en la Farmacia Comunitaria sean pacientes complejos, pluripatológicos y polimedicados.

La alta prevalencia de los pacientes que sufren de dolor crónico no oncológico que acuden a las Farmacias Comunitarias y la alta frecuencia de consultas, puesto que en la gran mayoría de casos, los pacientes acuden en un primer momento a la Farmacia Comunitaria cuando padecen dolor en busca del asesoramiento profesional, antes que asistir al centro médico, justifica el interés del farmacéutico por ampliar conocimientos sobre el dolor crónico y sus tratamientos efectivos con el fin de poder abordarlos adecuadamente.

Es precisamente en este punto donde desde Grünenthal estamos trabajando para que el papel del farmacéutico sea mucho más relevante en el paciente. Para ello, siempre con el paciente en el centro, pensamos que la formación es una pieza básica, y la ayuda que el farmacéutico puede prestar al paciente con dolor va más allá de la simple dispensación, pudiendo resolver dudas respecto a la forma de administración, posología, presencia y notificación de reacciones adversos duración del tratamiento, al tiempo que puede detectar problemas de no adherencia y ofrecen las recomendaciones de mejora. Además, el farmacéutico puede detectar enfermos ocultos y derivar al médico ante la sospecha de riesgo para la salud del paciente/ciudadano.

Los farmacéuticos han de acompañar al paciente en este viaje junto a otros profesionales sanitarios implicados en el abordaje del dolor crónico tanto con tratamiento farmacológico como no farmacológico, pero para ello es clave una formación profunda y continua sobre el dolor, su abordaje, adherencia al tratamiento y cómo establecer una óptima y eficiente comunicación médico/enfermería-paciente-farmacia.

Con el fin de aportar tanto al farmacéutico como finalmente al paciente, desde Grünenthal hemos iniciado una serie de actividades formativas de alta calidad para farmacéuticos comunitarios con el objetivo de fortalecer el conocimiento en dolor, especialmente crónico que conlleva más impacto en la vida de los pacientes.

A nivel regional en colaboración con varios Colegios Oficiales de Farmacia, se están desarrollando una serie de cursos y webinars donde médicos especialistas en dolor, e incluso de las propias Unidades de Dolor imparten esta formación junto con farmacéuticos expertos en dolor.

Por otro lado, a nivel nacional se está trabajando en unas becas de formación junto con la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) y la Universidad de Cádiz (UCA) para el primer Título Universitario de Experto en Dolor para Farmacéuticos Comunitarios, del que esperamos que salgan futuros expertos y referentes en el dolor dentro del ámbito de la farmacia.

También somos patrocinadores del programa ALIVIA de Capacitación en Dolor en Farmacia Comunitaria que actualmente tiene SEFAC en marcha.

Actualmente estamos trabajando junto con la distribución farmacéutica en varios proyectos para que el paciente con dolor mejore su correcta adherencia al tratamiento mediante el seguimiento por parte de la Farmacia Comunitaria.

El dolor crónico es una enfermedad que requiere un abordaje multidisciplinar y el farmacéutico ocupa un papel clave en el Sistema Sanitario para el control y seguimiento de estos pacientes desde la Farmacia Comunitaria, pero es necesario que posea una formación específica y completa que le permita hacerlo de forma segura y correcta.  Desde Grünenthal continuamos educando y formando a todos los participantes en el viaje del paciente con dolor con el fin de seguir trabajando nuestra visión de contribuir a un mundo sin dolor.

(1) Vidal Fuentes J. Versión actualizada de la definición de dolor de la IASP: un paso adelante un paso atrás. Soc Esp Dolor 2020; 27(4): 232-233
(2) Vidal J, de Andrés J, Gálvez R, Goicoechea C, Margarit C, Montero A et al. Manual de Medicina del Dolor. Fundamentos, Evaluación y Tratamiento. Editorial Médica Panamericana. 2016
(3) La Nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) (dolor.com)  [Internet]. Disponible en: https://www.dolor.com/es-es/para-sus-pacientes/tipos-de-dolor/nueva-clasificacion-internacional-enfermedades
(4) Dueñas M, Salazar A, Ojeda B, Palacín F, Micó JA, Torres LM, Failde I. A Na¬tionwide Study of Chronic Pain Pre¬valence in the General Spanish Popu¬lation: Identifying Clinical Subgroups Through Cluster Analysis. Pain Medi¬cine 2015; 16: 811–822
(5) Sánchez J, Tejedor A, Carrascal R (coords.). Documento de consenso. La atención al paciente con dolor crónico no oncológico (DCNO) en atención primaria (AP). [Internet]. Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). 2016. [Citado 13 Abr 2021]. Disponible en: https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/06/DOCUMENTO-CONSENSO-DOLOR-17-04-A.pdf
(6) ENSE Encuesta Nacional de Salud España. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar    Social. 2018. [Citado 13 Abr 2021). Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/encuestaNacional/encuestaNac2017/ENSE17_pres_web.pdf