La cara más humana de la medicina: la transformación de la experiencia durante el embarazo

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Septiembre 2021
La cara más humana de la medicina: la transformación de la experiencia durante el embarazo
Por
Marta González y Ariadna Román, consultoras en innovación, e Inés Gómez, directora. Anima Strategic Consulting.

Hace unos años, la principal preocupación en el campo de la medicina era proporcionar asistencia médica al paciente. Hoy en día, las nuevas generaciones demandan más y la experiencia del paciente se ha vuelto casi tan importante como la propia asistencia, siendo uno de los principales focos de atención de los centros sanitarios y la industria farmacéutica.

EL FOCO EN LAS NECESIDADES DEL PACIENTE
Medicina es curar, pero también es cuidar y ofrecer una experiencia emocional positiva. Es algo que ya sabíamos, pero que la pandemia nos ha recordado con historias emotivas de personal sanitario ayudando a pacientes aislados por Covid a hacer videollamadas con su familia, o afeitando a pacientes de las UCIs.

El trato humano tiene tanta importancia como la propia solución médica y prueba de ello es el cambio de paradigma que se viene dando desde hace años, donde se pone cada vez más al paciente en el centro de la ecuación. Así, la escucha del paciente se realiza con mayor frecuencia, dado que permite entender sus necesidades (tanto funcionales como emocionales) y diseñar una experiencia mucho más humana y adaptada a ellas. Por ello, los centros sanitarios y la industria farmacéutica están centrando sus esfuerzos en la comprensión y análisis de esta experiencia del paciente.

En esta línea, existen múltiples iniciativas que buscan humanizar la medicina y mejorar el recorrido del paciente por los centros sanitarios. Son organizaciones, congresos o proyectos concretos de hospitales y otras organizaciones que ponen al paciente en el centro de sus actividades, como es el caso del XPatient Barcelona Congress que busca trazar rutas hacia una sanidad re-humanizada, con profesionales más sensibles y vinculados a pacientes activos y empoderados.

UN EJEMPLO: EL PROCESO DE EMBARAZO Y EL PARTO
Un área que está desde hace años en el punto de mira es la obstetricia y el proceso de embarazo, donde el acompañamiento emocional es casi más crítico que el médico. Sin embargo, hace no tanto tiempo, esto no era así. El objetivo final de los profesionales sanitarios era asistir el parto de forma que ni el recién nacido ni la madre salieran perjudicados de forma física, pero con bajo foco en la experiencia en sí. Este enfoque convertía, en cierta manera, a la mujer dando a luz en un sujeto pasivo en su propio embarazo, sin capacidad de decisión sobre su propio cuerpo o el cuerpo del bebé.

Desde hace unos años, un nuevo enfoque centrado en la embarazada ha propiciado que los centros sanitarios estén cambiando la manera de asistir a las futuras madres. Y este enfoque se puede palpar en todas las etapas del proceso y en todos los puntos de contacto con la mujer, desde la información recibida hasta el diseño de los espacios, como los paritorios, por ejemplo, pasando por los protocolos de atención al parto. 

FORMACIÓN E INFORMACIÓN
En un proceso donde todo es nuevo y el miedo e inseguridad son acompañantes habituales, la información es clave para la embarazada. Por eso, los hospitales están poniendo el foco en ofrecer la información necesaria en cada momento, desde el embarazo hasta el post-parto: aspectos como los cambios que sufrirá el cuerpo, consejos sobre alimentación o cómo bañar al bebé por primera vez.

De la misma manera, también se están adaptando los canales de comunicación, para actualizarse y encajar con los nuevos hábitos. Por eso, cada vez se utilizan más las redes sociales, como por ejemplo Instagram, a la hora de aportar información a las futuras madres, libros o las newsletters semanales para actualizar la información semana a semana de forma ágil y práctica.

También es cada vez más común que los hospitales dispongan de webs específicas para su área obstétrica, donde se ofrecen tours virtuales de las instalaciones, fotos de las salas de parto, blogs y foros donde las madres comparten sus opiniones y experiencias y hasta un espacio de contacto para dudas y consultas.

NUEVOS SERVICIOS Y LIBERTAD DE ELECCIÓN
Otro aspecto clave en el proceso de embarazo y parto es el poder de decisión sobre múltiples aspectos relacionados con el mismo, algo fundamental para la mujer que viene definido en su plan de parto. A diferencia de hace unos años, donde no se podía escoger prácticamente nada acerca del parto y donde la mujer obedecía instrucciones, a día de hoy se tienen en cuenta las peticiones de la madre, que van desde el parto natural, a las diferentes opciones de anestesia, pasando incluso por la música que se quiere escuchar durante el parto, ajustar la intensidad de las luces o la aromaterapia. Detalles que contribuyen de forma importante a la experiencia global.

También a diferencia de hace unos años, se refuerza la importancia de las prácticas respetuosas hacia la futura madre, como la escucha de sus necesidades en todo momento, el acompañamiento y comunicación durante todo el embarazo, la posibilidad de hacer el piel con piel incluso en el parto por cesárea o la eliminación de prácticas y maniobras invasivas como la episiotomía o la infantilización de la mujer.

Además, aparecen nuevos servicios que son importantes para la paciente y que se demandan cada vez más en los hospitales, como son por ejemplo la prueba de ADN fetal, la ecografía 4D, 5D, 6D y hasta 7D o las clases de pilates junto con las clásicas clases de preparto. Se trata de servicios especializados que aportan más información a la mujer, comodidad y seguridad a lo largo de todo el proceso.

Estos nuevos servicios implican la actualización de prácticas y personal en los hospitales, que requieren de nuevas competencias y capacidades para una ejecución adecuada. Por ejemplo, en algunos centros ya existen comadronas especializadas en parto natural, que asisten a la embarazada en bañeras especializadas para dilatación y parto, o en parto en podálica, cuando el bebé viene de nalgas.

PROCESOS HOSPITALARIOS
A nivel de procesos hospitalarios, esto implica poner en marcha nuevos engranajes de funcionamiento que permitan orquestar estos nuevos servicios. Por ejemplo, facilitar la coordinación entre profesionales -como CAP y hospital-, fomentar la homogeneización de la información proporcionada a la embarazada o evitar la rotación de comadronas para que la paciente tenga siempre una referencia única a lo largo de todo el proceso.

Además, cobra cada vez más importancia la formación continuada a los profesionales que deben asistir a la mujer de la mejor manera posible, dado que las prácticas, técnicas y protocolos evolucionan constantemente. Por ello, en los hospitales existen cada vez más figuras que se encargan de la formación y actualización de contenidos para todo el personal sanitario y, en esta línea, la experiencia de la embarazada es una de las temáticas más en boga.

DISEÑO DE ESPACIOS
Finalmente, y no por ello menos importante, los hospitales está empezando a concebir los espacios como otro elemento clave de la experiencia. Por ello, muchos readaptan sus instalaciones a las necesidades de la mujer embarazada, creando nuevos espacios o redistribuyéndolos de forma más práctica, decorándolos para que sean lugares agradables y controlando todos los detalles de estos.

Por ejemplo, en algunos centros se separa a las mujeres embarazadas del resto de pacientes obstétricas para mayor agilidad y comodidad, se evalúan aspectos como la luz o la temperatura o se fijan horarios de visita para facilitar la cohabitación cuando se comparte habitación tras el parto. Naturalmente, también se redecoran los espacios y se dotan del equipo necesario para cada momento y práctica, como por ejemplo en el caso del parto natural, donde se dota al espacio de bañera, pelota, cuerdas y espejos.

Otra tendencia en el diseño de espacios son las casas de parto, que ya están presentes en algunos hospitales y que simulan una habitación como la de cualquier hogar para que la mujer se sienta cómoda y en confianza, con libertad de acción y movimiento.

HACIA UNA MEDICINA MÁS HUMANA
En definitiva, la experiencia del paciente está en el centro de la hoja de ruta de los hospitales y los profesionales trabajan para ofrecer la mejor experiencia posible a las personas. Para ello, es necesario evaluar y rediseñar todos los puntos de contacto entre el paciente y los centros sanitarios, incluyendo aspectos importantes como la información proporcionada, la tecnología, los espacios, los productos y servicios ofrecidos, la atención y trato, los procesos hospitalarios y mucho más.

Un futuro que promete seguir poniendo en valor al ser humano y ofrecer una atención más adaptada a las necesidades de todos. Y la clave es evidente: los pacientes deben de situarse en el centro del sistema, en el eje de la innovación sanitaria. Es solo así que se conseguirá satisfacer sus necesidades como paciente y como personas humanas.


Más sobre ANIMA CONSULTING


Anima es una consultora estratégica especializada en investigación de mercados e innovación en el sector farmacéutico y salud. Creamos productos, servicios, exp...

Saber más

Especialistas en:

Consultoría especializada en farma/salud
Investigación de mercados
Comunicación y rr.pp. (agencias)