Claves de éxito en formación médica digital en 2022

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Septiembre 2021
Claves de éxito en formación médica digital en 2022
Por
Daniela Clape. Co-fundadora y CEO. Xpeer Medical Education.

Tras un año y medio de estrategia reactiva debido a la pandemia, ya es hora de pensar en estrategias digitales que van más allá de los webinars.

¿Qué piden los profesionales sanitarios en formación digital en 2022?
Los profesionales sanitarios piden un mejor acceso a la formación médica. Piden formación no sólo en su especialidad sino en tecnologías, transformación digital, y cómo enfrentarse a los cambios a través de habilidades blandas y profesionales. 4 años de entrevistas, encuestas y advisory boards nos han llevado a reflexionar sobre ello en Xpeer.

Claves para construir la estrategia de formación médica digital en 2022:

El valor de la acreditación: con la mayoría de eventos y congresos cancelados por la pandemia en 2020 y 2021, muchas de las formaciones acreditadas han sido canceladas. La gran mayoría de los webinars que se han celebrado en su lugar no han sido acreditados y, por lo tanto, los profesionales sanitarios no han podido certificar su formación en casi 2 años. Así que un gran pilar para la estrategia de formación digital en 2022 es proveer al profesional sanitario de formaciones acreditadas online. ¿Por qué no se acreditan fácilmente los webinars? Porque con la dinámica actual, los webinars son numerosos, se organizan con mucha frecuencia y poca antelación. Eso está bien, ya que los webinars intentan tener el máximo impacto con temas candentes y de actualidad. Pero casi nunca la inmediatez es compatible con una estrategia de acreditación que requiere de meses de preparación. Afortunadamente, hay nuevas vías para conseguir el objetivo de la acreditación gracias a las últimas tecnologías y flujos de trabajo optimizados, como los que utilizamos en Xpeer.

Mobile first approach: el profesional sanitario está más ocupado y saturado que nunca. El formato móvil, corto y nómada, encaja a la perfección con el día a día complicado y ocupado del profesional sanitario. Por eso, las soluciones de formación deben adaptarse al nuevo estilo de consumo de formación y acompañar al profesional sanitario, esté donde éste. Hay que dar libertad al profesional sanitario para que pueda formarse cuándo y cómo quiera, desde cualquier pantalla, y tan sólo con algunos minutos al día. Los webinars tienen la ventaja de permitir el intercambio en directo con ponentes de nivel, pero tienen el inconveniente de tener día y hora fija y duración bastante larga, lo que puede dificultar que el profesional sanitario se conecte. De ahí que la formación deba tener siempre un acceso desde el móvil y bajo demanda. Pero el móvil es un formato distinto y se tiene que pensar bien a nivel de duración y formato para que ofrezca una experiencia de usuario satisfactoria. De hecho, los formatos de alta calidad audiovisual, corta duración y acceso bajo demanda pueden dar gran dinamismo a la estrategia de webinars 2022. Combinar eventos en directo con estrategia bajo demanda aumenta el retorno de la inversión de las acciones y convierte una acción de formación mono-canal en una estrategia multi-canal.

Contenidos de formación que quieren los profesionales sanitarios en 2022: En la estrategia de formación médica digital no puede faltar ya la formación en las nuevas tecnologías emergentes que trasformarán, ya lo están haciendo en el presente, el ejercicio y el servicio de la medicina y la atención sanitaria en su conjunto, no solo por parte de los profesionales que la ejercen sino también por los usuarios y pacientes. Por ejemplo, ofrecer contenidos sobre nuevas tecnologías médicas: en salud digital, cursos sobre Inteligencia Artificial aplicada en situaciones clínicas, uso de datos en salud, dispositivos portátiles en el manejo de enfermedades crónicas, etc. Estas son algunas de las principales líneas de innovación más vanguardista en salud en el mundo, que tienen que ver con la explotación de grandes cantidades de datos y con la miniaturización y portabilidad de dispositivos médicos, tanto de monitorización como de intervención, con el fin último de que la asistencia sanitaria esté lo más cerca posible del paciente, tan cerca que incluso pueda tenerla en su propia casa. Temas de hospitalización en casa, formación sobre genómica y medicina personalizada están también a la vanguardia. Los profesionales sanitarios solicitan al respecto formación eficiente y práctica, porque también es verdad que la velocidad con que las tecnologías avanzan en el sector es exponencial y es difícil manejar la información y saber lo que realmente impactará sobre la práctica médica a corto plazo. Los proveedores de formación tienen que seleccionar las tecnologías más avanzadas que el profesional sanitario tiene que conocer y prepararle a ello. El profesional sanitario puede tener algunas reticencias o miedo sobre las nuevas tecnologías. Pero, antes al contrario, los profesionales de la salud deben conocer estas tecnologías y a menudo tendrán que adoptarlas, porque muchas están llamadas a trasformar y mejorar el cuidado de los pacientes. El personal sanitario tiene que ser conocedor y saber utilizar adecuadamente estas tecnologías, aunque la realidad es que hay un gap tremendo en formación justamente del profesional sanitario.

¿Cómo exponer las formaciones? No se aprecia el valor de una innovación si no se explica adecuadamente, y ahí los ejemplos prácticos son vitales, es decir, que el médico visualice de qué forma esa innovación puede ayudarle a dar una mejor atención a sus pacientes. Como dijo Benjamin Franklin, “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. También, por otra parte, es cierto que todo en salud debe seguir el escrutinio riguroso de la evidencia, y que ese es un proceso de investigación que lleva tiempo, y que hay que ser pacientes y no exagerar o inflar las expectativas ni de los usuarios ni de los pacientes, porque el resultado, si no se cumple, es la decepción y eso no ayuda a aumentar la adopción de nuevas tecnologías. Otra vez, en cuanto a la formación, sí que hay que incluir soluciones nuevas pero siempre desde el rigor científico. Por ejemplo, cuando hay algo muy vanguardista y prometedor, hay que ofrecerlo como formación para el usuario, porque tiene que saber que esto existe y se investiga. Pero siempre hay que hacerlo con fuentes seguras, expertos en el sector y de forma independiente. Y cuando algo no es demostrado con la evidencia todavía, o hay dudas, hay que decirlo. Ésta es la manera de satisfacer la necesidad de formación a este nivel, pero siempre reconociendo los límites que necesariamente hay, por la novedad de estas soluciones.

¿A quién hay que formar? A un variado elenco de perfiles en el sector: residentes y estudiantes, no sólo médicos en ejercicio, enfermeros, farmacéuticos. Biólogos, también. Hay que formar a todos los stakeholders del sector, no sólo a un colectivo en concreto, porque la transformación digital toca a todos, desde el médico hasta el propio paciente o ciudadano. Por ello, hay que ofrecer contenidos de formación adaptados a cada uno de los perfiles, porque requieren de distintos niveles de formación según su necesidad. Por esta razón, una clave importante es la personalización del contenido.

¿Cómo diferenciarte por la calidad del contenido?
Sin duda que el aluvión de webinars ha sido una primera respuesta para muchos frente a la situación excepcional de la pandemia. Sin embargo, durante este tiempo el abuso de inputs digitales ha creado cierto cansancio frente a este tipo de formato. Además, en cuanto a formación acreditada, ha habido un parón grande y los webinars, debido a su formato, no ofrecen la mayoría de las veces posibilidad de acreditación oficial. Así que, sin duda, para valorar una formación en este formato, lo primero que se tiene que tomar en cuenta es la fuente. ¿Quién organiza? Las fuentes con mayor calidad son las de siempre en el sector: sociedades científicas, instituciones u organismos de formación acreditada. Los webinars han sido una primera respuesta. Pero la Covid-19 acelera la transformación digital de la formación y es una gran oportunidad. En sí, es una oportunidad de modernizar la educación y adaptarla a los nuevos tiempos, aprovechando las nuevas herramientas y posibilidades de la formación digital. La clave de una formación digital a distancia y de calidad es ofrecer la posibilidad de individualizar la instrucción, y eso pasa necesariamente por dar opciones al usuario. Como mínimo, opciones en cuanto al momento y el lugar en que desea recibir la instrucción. Ésta es una manera de ofrecer calidad, de dar satisfacción al usuario, de ofrecer aquello que éste necesita, que le sea útil, asimilable e incluso, por qué no, divertido. Todas estas emociones y aspectos positivos ayudan a aprender y a mantenerse actualizado porque despiertan la motivación. Estos aspectos, junto con el rigor académico, la vigencia y la ausencia de sesgo comercial, son los principales aspectos que ofrecen un sello de calidad y son el motivo para elegir una formación digital u otra.

¿Con qué mensaje llegar al profesional sanitario en 2022?
Con claridad, franqueza y rigurosidad. Ofreciendo un mensaje completo aunque asimilable que incluya todo lo que sabemos y lo que no sabemos, las ventajas e inconvenientes de cada una de las posibilidades clínicas que ofrecen las tecnologías emergentes en el estado actual en que se encuentran. Al fin y al cabo, el personal médico tiene un tiempo limitado para formarse, y las dos preguntas (totalmente legítimas) que se hacen es: ¿es esta innovación verdaderamente mejor que lo que ya hago? ¿Y es factible incorporarla en la rutina clínica? Así que la mejor forma de llegar al profesional sanitario es contestando a estas preguntas en la formación y sobre todo abordar los aspectos prácticos, no tanto los conceptuales. Que también, pero sobre todo el cómo me afecta a mí, y porque lo tengo que adoptar (o no). A través de la formación, pueden los mismos profesionales de la salud, porque tienen la información adecuada, rigurosa y de confianza, validar las tecnologías y por lo tanto, llegar a cambiar su práctica médica.

Porque como en cualquier proceso de cambio, hay muchas barreras y en la formación reside parte de la solución. Pero el cambio es costoso y tiene un componente cultural, por ello, lo que se puede hacer desde el punto de vista de la formación es seguir criterios de evidencia científica. Esta es la única manera de llegar a los más escépticos o reticentes.


Más sobre Xpeer Medical Education


¿Buscas una propuesta de VALOR para tu plan 2022? Xpeer, una opción DISRUPTIVA e INNOVADORA al estilo Netflix que está revolucionando la formación médica, la ún...

Saber más

Servicios:

Formación
Acreditación
Apps
Web