Riesgos Asociados al Tatuaje

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Septiembre 2021
Riesgos Asociados al Tatuaje
Por
Rosalia Napoli. Manager Director. TRAMITESANITARIO y Total Lab. Medical Export, SLU.

Desde hace ya un poco más de dos décadas en el planeta se ha disparado una moda de un ritual que lleva más de 5.000 años, que antes era solo reservado para personas catalogadas por la sociedad como rebeldes o que formaran parte de un grupo, pandilla o secta, "El Tatuaje". Hoy cualquiera se puede hacer un tatuaje, y hoy por hoy muchas personas son poseedoras de por lo menos un diseño en su piel que será permanente por el resto de su vida.

Para tener una idea, la sociedad Española de Dermatología estima que un 30% de los millennials españoles llevan un tatuaje, lo que se traduce a casi 4 millones de chicos con diseños en la piel, siendo esta una tendencia en el mundo en mayor o menor porcentaje en cada país. Como consecuencia de tan alta demanda, han proliferado por todo el planeta artistas del tatuaje, tiendas que realizan estos diseños usando como lienzo la piel, colocando piercing en cualquier parte de la anatomía humana, haciendo trasformaciones en ojos, lengua, orejas, por mencionar algunas partes de nuestra geografía corporal.

Como hemos dicho estos diseños son permanentes debido a que se realizar mediante una o más agujas que perfora la piel. Para fijar la tinta en la piel, la aguja para tatuajes debe llegar aproximadamente a 0,15 cm de profundidad al interior de la piel, perforando las primeras tres capas, epidermis, dermis e Hipodermis, Es decir que abrimos la ventana que separa el interior de nuestro cuerpo a factores externos.

Las agujas son catalogadas a nivel de riesgo en dispositivos médicos como clase II, es decir que son dispositivos invasivos del cuerpo. En las instituciones sanitarias se está implementando, de manera creciente, colocar parches impregnados con gluconato de clorhexidina sobre la zona donde se realizará la punción para reducir riesgo de infección o contaminación.

Cuando se utilizan dispositivos que son invasivos del cuerpo, se deben tomar medidas de asepsia en el área, el personal que intervine y los equipos utilizados, para reducir el riesgo de contaminación a los niveles mínimos posibles. Lamentablemente este arte corporal está ligando a una serie de diversos factores, además de la asepsia, que pueden influir de forma negativa en la salud del usuario.

Para realizar un tatuaje se utiliza un equipo con aguja que atraviesa la piel como una metralleta, a una velocidad de entre 80 y 150 veces por segundo, sanitizando solamente con alcohol la superficie donde se realizará el diseño. El alcohol es un bactericida, virucida y esporicida muy efectivo, pero no tiene poder residual, así que al evaporarse de la piel, esta deja de estar protegida.

Según algunas investigaciones 1 de cada 10 personas que deciden tatuarse sufren algún tipo de problema.

Hay centros de tatuaje que utilizan amonio cuaternario para la limpieza del área a tatuar. Este producto NO es un antiséptico, es un desinfectante de bajo nivel, y aunque tiene poder residual su espectro de acción va dirigido a bacterias gram (-) y hongos, pero escaso frente a virus y esporas y por ser desinfectante es un producto para superficies no para humanos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) está particularmente preocupada con respecto a una familia de bacterias llamadas micobacterias no tuberculosas (MNT) que han sido encontradas en un reciente brote de enfermedades relacionadas con tintas para tatuajes contaminadas, además un estudio publicado en la revista Scientific Reports ha logrado revelar que los pigmentos usados normalmente para tatuar contienen conservantes y contaminantes que viajan por el cuerpo hasta alcanzar los ganglios linfáticos. Esto puede tener un impacto negativo, por ejemplo, a la hora de detectar células cancerígenas. "Si hay pigmentos acumulados en los ganglios, pueden interferir con las técnicas de diagnóstico del cáncer".

Los principales riesgos asociados a los tatuajes son las infecciones bacterianas, las infecciones virales, partículas extrañas en la dermis que pueden conllevar a reacciones alérgicas importantes y envenenamiento por pigmento. La gran mayoría de las tintas están hechas a base de pigmentos derivados de los metales, lo que los hace propensos a causar reacciones cutáneas. A su vez, cada color está formado por distintos compuestos.

Tinta roja:
Este es el color que más reacciones alérgicas provoca, ya que está hecho a base de mercurio. La tinta es conocida como sulfuro de mercurio (pudiendo ocasionar envenenamiento por mercurio), cinabrio, bermellón o rojo cinabrio y las reacciones generalmente aparecen luego de años realizado el tatuaje. Una buena alternativa es la tinta carmín, que está hecha a base de corazas de insectos.

Tinta negra:
Está hecha básicamente con carbón y no es extraño que provoque menos reacciones alérgicas. No tiene derivados de metales (salvo algunas excepciones), aunque a veces puede contener fenol, que puede causar reacciones en algunas personas.

Tinta amarilla:
La sustancia que puede generar reacciones en la tinta amarilla es el cadmio y el sulfito de cadmio. Estos son los componentes que caracterizan a la tinta amarilla.

Tinta azul:
La tinta para tatuajes de color azul está hecha a base de sales de cobalto. Este compuesto logra causar reacciones hipersensibles que pueden provocar granulomas.

Tinta verde:
Esta contiene cromo, que causa reacciones eczematosas importantes. Las variantes de verde pueden causar picazón en distintos niveles.

Tinta púrpura y violeta:
Ambas son derivadas del magnesio y pueden provocar granulomas en el tatuaje. Aún así, no es algo común.

Tinta marrón:
De por sí, la tinta color marrón se utiliza muy poco. La misma está formada por pigmentos de rojo Veneciano (hecho de óxido férrico o sales de cadmio) que puede tener reacciones por la luz.

Tinta blanca:
Los tatuajes de tinta blanca están hechos con titanio u óxido de zinc. Estas sustancias son potencialmente alérgicas.

Los otros colores menos normales (como turquesa, rosa o coral) tienen mucho potencial de causar alergias, dependiendo de los compuestos que conformen cada tinta. Lógicamente, cada persona es diferente y no todos reaccionamos igual ante las distintas sustancias, por lo que conviene consultar primero si uno es alérgico. También hay tintas sin pigmentos derivados del metal
La MSDS no podrá identificar todas las reacciones químicas o los riesgos asociados con las interacciones químicas dentro de la tinta o la piel, pero brindará información básica sobre cada componente de la tinta. Los pigmentos y las tintas para tatuajes no están regulados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA). Sin embargo, la FDA está examinando las tintas para determinar su composición química, aprender cómo reaccionan y se descomponen en el cuerpo, cómo la luz y el magnetismo reaccionan con las tintas, y si existen peligros para la salud a corto y largo plazo asociados con las formulaciones de tinta o los métodos de aplicación de los tatuajes. Pero aún se encuentra en estudio y se tienen muchas interrogantes por aclarar.

Los pigmentos de hoy incluyen los pigmentos minerales originales, pigmentos orgánicos industriales modernos, algunos pigmentos a base de vegetales y algunos pigmentos a base de plástico.

Las reacciones alérgicas, cicatrices, reacciones fototóxicas (es decir, una reacción por exposición a la luz, especialmente a la luz solar) y otros efectos adversos son posibles con muchos pigmentos.

Los pigmentos a base de plástico tienen un color muy intenso, pero muchas personas han informado de reacciones a ellos.

También hay pigmentos que brillan en la oscuridad o en respuesta a la luz negra (ultravioleta). Estos pigmentos son notoriamente peligrosos y tóxicos.

Como hemos visto hasta ahora los riesgos para las personas que se someten a un procedimiento de tatuado tiene dos aristas, la primera los pigmentos utilizados que no están garantizados por organismos sanitarios, con componentes de toxicidad considerable para nuestro organismo y la segunda el nivel de riesgo de contaminación, donde vamos a profundizar.

Cuando una persona va a someterse a procedimientos invasivos del cuerpo a pequeña o gran escala, se deben tomar las medidas higiénicas necesarias de acuerdo a tipo de procedimiento y esto incluye el área, el personal, los equipos y el paciente para reducir el riesgo de contaminación.

En este mini artículo realizamos un pequeño trabajo de campo, con algunos tatuadores ubicados en USA, Perú, Colombia, España e Italia, donde pudimos, a través de una encuesta, adentrarnos un poco en las leyes que rigen a estos profesionales y sus conocimientos en proceso de asepsia para ejercer de la manera más segura posible, tanto para el cliente como para el profesional en su labor.

En la CE y Estados Unidos, los tatuadores están obligados a realizar unos cursos sanitarios básicos sobre procesos de limpieza, desinfección de áreas y asepsia los cuales deben realizarlos nuevamente en periodos de 2 a 5 años, dependiendo que exige la ley de cada país o estado. En algunos países de América latina aún no se han establecido procesos sanitarios regulados a esta profesión, dado que en muchos de estos países aún no han podido catalogar la profesión por las estrictas leyes sanitarias que se encuentran vigente y que de dar algún tipo de permiso o adiestramiento a estos artistas estarían violando flagrantemente la ley vigente, dando más concesión a artistas que a profesionales de la salud con licenciatura.

Estas situaciones legales crean varios escenarios de mayor o menor riesgo, como el caso de un tatuador en América Latina que ejerce su labor en un mercado al aire libre, u otro tatuador como el caso de USA que va más allá de lo que exige la ley y realiza procedimientos en áreas con buena higiene y procesos de asepsia casi como en un quirófano Clase C.

La mayoría de los profesionales encuestados tienen buena disposición y están dispuestos a poner en práctica muchos procesos de los cuestionados en el formulario, pero la gran limitante, es que la grandísima mayoría alquila silla en estudios de tatuaje, por lo que desconocen que procesos de sanitización y desinfección realizan realmente estos locales.

Al ser el tatuaje un proceso invasivo del cuerpo de forma ambulatoria, los espacios adecuados donde deben realizarse este tipo de procedimiento es el caracteriza a un quirófano Clase C, quirófanos de cirugía menor y ambulatoria, salas de parto y endoscopias.

La actual norma UNE‐EN ISO 14644‐1:2000, Salas limpias y locales anexos, define el concepto de sala limpia: “Sala en la que la concentración de partículas en suspensión en el aire posee una gestión específica, y que ha sido construida y es utilizada para minimizar la introducción, producción y retención de partículas en su interior, y en la que son gestionados de forma adecuada otros parámetros pertinentes, como la temperatura, la humedad y la presión”.

Dado que no existen normativas de obligado cumplimiento respecto de las condiciones específicas de asepsia, se recomienda a los estudios de tatuaje que sus salas limpias puedan tener un ambiente similar al de circulación de aire, según la norma UNE 100713:2005, Instalaciones de acondicionamiento de aire en hospitales.

Correspondiente a la clase 100.000 de la norma americana Federal Standard y, para conseguirla, el sistema recomendado es el flujo turbulento.

El caudal de recirculación será, como mínimo, de 15 movimientos/hora, de los cuales, como mínimo, 1.200 m3/h serán de aire exterior.

La velocidad del aire en la zona de ocupación, definida en estas recomendaciones, será entre 0,2 y 0,3 m/s.

Filtrado Se recomienda disponer, como mínimo, de dos niveles de filtrado, equipados con filtros de la siguiente categoría:

•  Prefiltro                           EU4
•  Filtro de salida de climatizador          EU9

Temperatura: Las líneas del máximo bienestar, que son reflejo de la media de la prueba, se sitúan con una humedad relativa (HR) del 50%, con 21˚C en invierno y 24˚C en verano. La diferencia entre verano e invierno la determina básicamente el contraste con la temperatura exterior.

Nivel de ruido: Se recomienda nivel máximo de 40 dB.

Presión: En la zona de trabajo se debe mantener un riguroso escalonamiento de la presión de las salas, de manera que el movimiento de aire se produzca de la zona más limpia a la menos limpia. Los valores mínimos propuestos en locales limpios serán:
•  Quirófanos de clase C > +5 Pa

Los procesos de sanitización de un área limpia deben ser registrados y llevados de forma cronológica, tomando en cuenta la técnica utilizada para sanitizar, nombre de los encargados del proceso, productos utilizados (incluir numero de lote), utensilios utilizados, todo para ir armando la trazabilidad. Los bordes de las paredes y los techos deben ser curvos (paredes sin fin) para evitar acumulación de partículas y microorganismos.

Al principio y al final de cada jornada se debe limpiar el suelo en su totalidad, las superficies horizontales, las lámparas y el mobiliario, así como los rincones y zonas de difícil acceso del mismo. Para ello se utiliza agua, detergente y el desinfectante apropiado para el suelo y las superficies metálicas. En el suelo, por ejemplo, se emplea un desinfectante clorado como la lejía. Entre cada cliente se cambiará las bolsas de residuos y lencería descartable de la camilla o la silla y los plásticos protectores de los equipos de tatuaje.

La camilla o la silla se limpian mediante un paño humedecido con una solución limpiadora como gluconato de clorhexidina al 2%, así con amonio cuaternario las lámparas y el mobiliario cercano.

También se deben programar sesiones de limpieza general, ya que las paredes se limpian de forma periódica una vez al mes y las rejillas de extracción y de expulsión del aire se desmontan y se limpian cada seis meses. Estas son las medidas estándar aunque siempre que sea preciso esos plazos se pueden adaptar. "No todos tienen la misma demanda".

La vestimenta del profesional de Tatuaje es muy importante al realizar su trabajo. Revisando los datos arrojados por el estudio de campo que realizamos, observamos que ninguno de los encuestados se cambia de ropa o se coloca una barrera física (bata cirujano), para realizar el procedimiento. Hemos de indicar que aunque el estudio de tatuaje tome todas las sugerencias arriba mencionadas, se estaría perdiendo el esfuerzo y la inversión si el profesional del tatuaje no maneja las mínimas condiciones de asepsia antes de entrar a la sala limpia.

Estas condiciones serían:

1. Cambiar la ropa de calle por una bata limpia o colocarse una bata de cirujano estéril
2. Usar gorro cirujano
3. Colocarse tapabocas
4. Lavarse las manos y los antebrazos con jabón bactericida o con solución jabonosa de gluconato de clorhexidina antes de colocarse los guantes
5. Utilizar guantes estériles

Debemos recordar que la migración de partículas y microorganismos es muy sencilla en zonas donde tenemos puertas abiertas a nuestro cuerpo y al reducir los riesgos estamos reduciendo consecuencias negativas.

Finalmente la asepsia de la zona a tatuar es sumamente importante. Absolutamente todos los encuestados utilizan, como dijimos al principio, alcohol isopropílico como antiséptico en la zona a trabajar antes de iniciar su trabajo, lo cual es muy acertado, pero no tiene efecto residual, es decir al evaporarse de la piel queda nuevamente expuesta e indemne a los microorganismos del ambiente, por lo que se recomienda además del alcohol la utilización de productos antisépticos con efecto residual, para poder reducir riesgos de contaminación.

Un estudio de tatuaje responsable debe elaborar la ficha del cliente para determinar los posibles riesgos biológicos de este, preguntas como si es Diabético, HIV positivo, a que es alérgico, si padece hepatitis y su tipo, psoriasis, verrugas, papilomas, herpes, si es hipersensible, si tiene problemas de coagulación, por mencionar algunas, son importantes para llevar un control de sus clientes de manera de poder reducir potenciales focos de infección o reacciones adversas dando mayor seguridad tanto a los usuarios como al tatuador. El cliente deben exigirlo para su propia seguridad.

Un tatuaje es una elección muy seria, porque no solo expresa los sentimientos o inclinaciones del usuario, también es un proceso que puede acarrearnos consecuencias que durarían toda la vida. Antes de tatuarse, revise, exija, pregunte. Siempre digo que no hay preguntas tontas, sino tontos que no preguntan. Esta área es un universo que apenas estamos empezando a explorar a nivel sanitario y que a diario descubrimos situaciones que van a ayudar a este arte en un futuro.

Bibliografía:
https://www.codigonuevo.com/salud/riesgos-hacerte-tatuaje-salud
https://muhimu.es/ciencia-tecnologia/aguja-tatuaje/
https://www.vix.com/es/btg/bodyart/2008-07-27/2694/%C2%BFde-que-esta-hecha-la-tinta-para-tatuajes
https://www.thoughtco.com/tattoo-ink-chemistry-606170
• NTP 429: Desinfectantes: características y usos más corrientes https://www.insst.es/documents/94886/326962/ntp_429.pdf/353cf0a5-b164-4f6f-b53b-3124b0c90302
https://www.pardell.es/clasificacion-quirofanos.html