¿Dónde quieres estar?

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Noviembre 2021
¿Dónde quieres estar?
Por
Fernando Montaño. Dirección Desarrollo de Personas. Cyndea Pharma.

¿Qué valoran las empresas a la hora de incorporar personas a sus equipos? y ¿las personas que buscan en una empresa? ¿Lo que estás haciendo hoy te lleva a dónde quieres estar mañana? Una pregunta con diferentes respuestas. Las necesidades evolucionan constantemente, debemos adaptarnos mientras avanzamos y elegimos nuestra carrera profesional.

En las últimas semanas se viene hablando y escribiendo en distintos medios sobre la falta de personal, sobre todo determinados sectores, como en el transporte en países del entorno. No vamos a analizar las causas de por qué ocurre esto ya que vivimos tiempos donde la incertidumbre provocada por la pandemia forma parte del día a día, así que centrándonos en nuestro sector y con el papel relevante que tiene es acertado preguntarnos ¿dónde queremos estar?

Hoy más que nunca es una realidad el hecho de que las empresas son las personas que forman parte de ellas. En ese sentido hay compañías con más energía que otras, algunas la generan y otras las gastan. Las personas se mueven hacia las empresas que generan energía, que tienen proyectos, que generan confianza y ofrecen aquello que las personas están buscando y que no es lo mismo para todos. A veces es formación, un proyecto, estabilidad, buen ambiente, una mejora retributiva, flexibilidad... o simplemente un cambio de lugar, de forma de hacer las cosas o de modelos a seguir.

Si estás leyendo esto es porque trabajas en la industria farmacéutica, quieres trabajar en ella o te interesa de algún modo.  ¿Te has preguntado dónde quieres estar?. Es una pregunta poderosa tanto si te la haces personalmente como si lideras un equipo o tienes responsabilidad mayor. ¿Cuáles son los motivos por los que estas vinculado a una determinada empresa o a un equipo de trabajo?, ¿son o han sido siempre los mismos?, ¿qué es lo que te hace mantenerte ahí al pie del cañón?

Está claro que los retos que tenemos son muchos, como empresas debemos ser capaces de canalizar la energía de las personas para que crezcan, aporten y quieran compartir su tiempo de trabajo con nosotros, esto tiene mucho que ver con la cultura y cómo la expresan, es lo que se ve desde fuera y se aprecia desde dentro que además tiene mucho que ver con los valores. Por otro lado como personas debemos estar preparados para captar la atención de las compañías que necesiten personas con unas determinadas competencias y estar siempre al día. Es una relación de simbiosis, entendida como aquella en la que ambas partes se necesitan y aportan la una a la otra. No podemos quejarnos de no encontrar personas dispuestas a trabajar con nosotros si no nos preparamos para ello y ni de que no nos ofrezcan oportunidades si no nos preparamos para desempeñar los roles que se están demandando. 

Se habla mucho de la escasez de determinados perfiles pero se habla menos de lo que podemos hacer para que las personas, libremente, puedan elegir trabajar con nosotros, o de que pueda formarme o prepararme para adquirir una determinada competencia o experiencia y no quedarme sin oportunidades. Las personas que se forman, y en la industria farmacéutica hay muchas buenas opciones, tienen más oportunidades de empleo y crecimiento profesional, sin olvidar toda la formación y experiencia transversal que se adquiere a lo largo de la vida profesional. A la vez, las empresas más atrayentes son aquellas que como las personas están continuamente adquiriendo competencias para mejorar y ser más capaces de ofrecer proyectos interesantes y de futuro para sus colaboradores con valores estables y que les permite adaptarse a lo que su entorno les demanda. En definitiva ¿qué nos diferencia de las demás opciones?

Es muy fácil hacer una búsqueda en internet con la pregunta “qué buscan los empleados en una empresa” y obtener multitud de indicadores, gráficos y respuestas diferentes según la edad, sector, etc. Lo mismo ocurre si hacemos a la inversa “qué buscan las empresas en los candidatos”, obtendremos diferencias según quién haya hecho el estudio, el público objetivo y el fin que se pretenda. Los resultados además pueden variar con el tiempo y la situación de menor o mayor crecimiento económico en la que nos encontremos. Si recogemos los datos de algunos de estos estudios o encuestas y los aunamos podremos obtener modelos similares a estos:

- Cultura y reputación: ¿Qué compañías del sector admiras?, ¿de cuales tienes buenas referencia o un buen concepto?. Son sus valores lo que te atraen.

- Trabajo motivador: ¿Fabricación, desarrollo, calidad, regulatory affairs?. ¿Para cuál estás hecho?. Depende de las personas que cualquier área sea más o menos retadora y motivadora y no tanto de la actividad en sí.

- Ambiente y reconocimiento: ¿Celebramos los éxitos y nos ayudamos en los fracasos?, ¿cómo afrontamos las dificultades?. El tiempo que estamos trabajando forma una parte importante de nuestras vidas, sentirnos valorados y útiles hace la diferencia.

Flexibilidad y conciliación: Cada vez algo más valorado. Mientras que las personas más jóvenes sobre todo valoran la flexibilidad y posibilidad de teletrabajar una parte de la jornada, las personas con familia valoran las opciones de conciliación.

- Condiciones salariales: ¿Dónde está el equilibrio entre experiencia – puesto – entorno - retribución?. Claridad y transparencia del sistema retributivo es algo a tener en cuenta para que este aspecto sea valorado.

- Capacidad de aprender: ¿Vemos las cosas como lo hacen los niños, probamos, experimentamos? ¿somos capaces de adquirir nuevos conocimientos, destrezas, competencias?, ¿compartimos y enseñamos lo que sabemos a los demás?. La forma de trabajar, las herramientas… están en constante evolución, ¿y nosotros?. No se trata de saber de todo sino de tener una predisposición y mente abierta a nuevas formas de trabajar y de hacer.

- Experiencia: ¿Importa? Sí, sobre todo en roles de gestión. La buena noticia es que se puede desarrollar en el día a día o mediante formación. La mejor forma es enfrentarse a nuevas tareas, roles o problemas.

- Flexibilidad y adaptación: Para aprender, para cambiar, para dar un buen servicio, para crecer…

- Organización:  Es una forma de aprovechar mejor el tiempo y los recursos tanto personales como físicos en las empresas. Gestionar bien un proyecto, hacer disponible y accesible la información que se requiere.

- Trabajo en equipo: ¿Qué significa esto para ti?, ¿y para tu empresa o tu responsable?. Reduciéndolo mucho podemos hablar de compartir en vez de repartir: objetivos, recursos, información, funciones, tareas, dificultades y éxitos.

Lo más probable es que el orden en el que se valoren estos depende más del momento en el que nos encontremos tanto empresas como las personas. Un modelo así podría servirnos de guía para prepararnos y adaptarnos ante posibles cambios entre la oferta y demanda de profesionales y oportunidades en el sector.

Los cambios a veces no son graduales pero la manera en que nos preparemos nos puede llevar más o menos tiempo. Por ejemplo las empresas más digitalizadas lo tuvieron más fácil cuando casi todo se paró hace más de un año que aquellas que no disponían de los medios ni recursos para seguir funcionando al 100%. Pienso que en el futuro próximo habrá más oportunidades  que escasez de las mismas y sin embargo el reparto puede ser desigual dependiendo del sector, el territorio y la evolución social.

Hace no mucho se hablaba del trabajo como entornos líquidos donde el límite entre el tiempo de trabajo y lo que no lo es se hacía más difuso, y sin embargo ahora parece que la tendencia es a la separación y desconexión, pero con flexibilidad que es donde está el matiz. ¿En el futuro próximo qué profesionales del sector serán los más demandados? La respuesta fácil es aquellos que estén preparados. No cabe duda de que hay profesiones que han cambiado y la digitalización ha hecho que por ejemplo en la parte comercial las cosas se puedan hacer de otra manera, pero también surgen nuevas oportunidades como Business Intelligence o Big Data Analytics, o áreas como Tech Transfer y Regulatory Affairs cobran más relevancia, incluso en el área de I+D tareas que requieren de un ensayo físico ahora también pueden hacerse mediante software. ¿Serán prescindibles las personas en el laboratorio? En absoluto, pero cambiarán y requerirán de competencias de uso de nuevas herramientas o software específico.

¿Estas dónde quieres estar?, ¿lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar donde quieres estar mañana?
Dejarte llevar o dirigir el rumbo de tu vida profesional es una elección, lo que pueda ser o más te convenga en cada momento sólo tú puedes valorarlo. Vivimos y trabajamos en el día a día muchas veces sin ser conscientes de a dónde vamos, simplemente dando pasos en una u otra dirección. A veces los pasos son un prueba y error, no todo está planificado ni sale igual que querríamos, a veces peor o a veces mejor, pero por qué no pararse un momento para pensar en ese rumbo, en el objetivo final. Si no perdemos de vista el horizonte tomaremos mejores decisiones y podremos prepararnos para poder disfrutar del camino, en este caso profesional, y por qué no, poder elegir aquel que más nos guste, el más llano, el más verde, con curvas, con cuestas o hasta con piedras. Al final todo lo que hayamos superado y lo que hayamos aprendido por el camino será lo más valioso, una mochila de herramientas que siempre nos va a acompañar allí dónde vayamos. Con las empresas pasa lo mismo, aquellas que superan dificultades, que crecen, se tropiezan y vuelven a recuperarse son aquellas con mayor mochila de competencias y en las que más oportunidades de crecimiento, aprendizaje y compañeros de viaje puedes encontrar. 

Cuando hacemos entrevistas para selección de personas nos gusta conocerlas, que nos hablen de su libro, y también contarles el nuestro, el de la empresa, que es algo que hemos ido escribiendo muchas personas juntas y en el que todas dejan su huella.

Cuando te hagas o te hagan la pregunta ¿dónde quieres estar? cámbiala por estas antes de responder: ¿puedo formar parte de esto?, ¿estoy preparado?, ¿me gustará formar parte de esto?. La elección es siempre tuya y en cualquier caso siempre disfruta del camino y de quienes te rodean, el viaje nunca es fácil pero los compañeros merecen la pena.