Entrevista a María Esther García de la Cruz, farmacéutica en la Comunidad de Madrid (Leganés)

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Mayo 2021
Entrevista a María Esther García de la Cruz, farmacéutica en la Comunidad de Madrid (Leganés)
Por
Redacción.

La OMS ha denominado fatiga pandémica al cansancio de la población generado a partir de la hipervigilancia del virus. Este nuevo término engloba a una situación de estrés generalizado y afecta tanto al descanso como al estado de ánimo de la población. Los datos proporcionados por la Asociación de Empresas de Dietéticos y Complementos Alimenticios (AFEPADI), aseguran que el consumo de complementos alimenticios para controlar el estrés, que incluyen productos para mejorar el estado de ánimo y el sueño, aumentó en 2020 un 35% más que el año anterior.

“Los complementos alimenticios son un gran aliado para la población en épocas como estas”

¿Qué es exactamente la fatiga pandémica?
Cuando hablamos de fatiga nos referimos al desgaste y malestar del cuerpo y la mente. El término fatiga pandémica es justamente el mismo pero agravado y/o provocado por la situación Covid que estamos viviendo.

¿Cómo podemos combatirla?
No existe una “receta” para combatir o superar la fatiga pandémica, pero si existiera en mi opinión debería incorporar hábitos de sueño suficientes, una dieta saludable y ejercicio físico, ya que todo ello ayudará a mejorar nuestro estado de ánimo, sentirnos con más energía y fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Además de ello, estamos comprobando la importancia incorporar a la dieta saludable determinados ingredientes naturales y complementos alimenticios. Por eso, no es extraño que haya aumentado el consumo de complementos alimenticios para controlar el estrés, que incluyen productos para mejorar el estado de ánimo y el sueño.

¿Ha notado cambios en la compra de complementos alimenticios desde la llegada de la Covid-19?
Sí, los complementos alimenticios son un gran aliado para la población en épocas como estas. Ya que son capaces de generar endorfinas que a veces el cuerpo no es capaz de generar de forma autónoma como, por ejemplo, la L-Tianina o la planta melisa, de hecho, Triptofamar de MARNYS que contiene triptófano como precursor de la melatonina, melisa y vitamina B6 a la que se le atribuye propiedades beneficiosas como aliviar el cansancio o la fatiga, ha tenido muy buena acogida.

Otro complemento que es una asociación de vitamina B6 y melatonina de MARNYS, Melatovit. Ayuda a regular el ritmo circadiano, con lo cual el individuo tiene un periodo de sueño completo por la noche y es capaz de rendir perfectamente al día siguiente.

Una vez superada esta pandemia, ¿dejará de existir la fatiga pandémica?
La fatiga pandémica es un termino que pone nombre a la situación de estrés generalizado que vive actualmente la población debido a la pandemia. El término como tal desaparecerá porque alude a una situación muy específica (esto esperando que no haya otra pandemia) y solo será recordado por la población. Pero, por supuesto, si hablamos de las situaciones de estrés generalizadas, seguirán existiendo. Un ejemplo que hemos vivido puede ser 2008 debido a la crisis, aunque no era el mismo concepto hubo una situación parecida y extendida de desesperación en la gente que había parada y sin ingresos debido a la falta de trabajo.

¿Hay un perfil tipo entre las personas que demandan estos complementos alimenticios?
Principalmente individuos a partir de los 25-30 años, debido a que son las personas con más responsabilidades. No olvidemos que la pandemia ha traído consigo otros problemas como ERTES, ERES e inestabilidad general. La pandemia ha venido a agudizar las patologías que se tenían, tanto mentales como físicas y a generar muchas nuevas.

¿Ha afectado nuestro ritmo de vida actual a la aparición de esta patología?
Venimos de unos años de euforia y de libertades profundas tanto en España como en Europa y las sociedades teníamos una gran libertad de ocio: la hostelería, la cultura, el teatro, la ópera, los conciertos... Teníamos demasiada libertad y de repente no podemos disfrutar de nada de ello, ni siquiera de nuestros seres más queridos en muchos de los casos. Por esto creo que sí, pasar de todo a nada o al revés siempre trae consecuencias.