Menarini España lanza Priligy para el tratamiento de la eyaculación precoz

08/5/2013
Enviar a un amigo
Imprimir en PDF
Menarini España lanza Priligy para el tratamiento de la eyaculación precoz
Categorías:
Genito urinario  

Es el primer y único medicamento que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha aprobado para tratar este trastorno sexual.

La eyaculación precoz es la disfunción sexual masculina más frecuente, aunque la menos diagnosticada y tratada: afecta a 1 de cada 5 hombres pero sólo el 9% de ellos acude a la consulta del médico.

Priligy de Menarini España ha sido evaluado en más de 6.000 pacientes y sus parejas, en el mayor programa de investigación clínica de un medicamento para tratar esta enfermedad.

Menarini España ha iniciado la comercialización de Priligy en nuestro país, el primer y único fármaco oral aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) específicamente desarrollado para el tratamiento de la eyaculación precoz en varones de 18 a 64 años.

En la actualidad, la eyaculación precoz es un trastorno sexual que está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM) y que afecta alguna vez a 1 de cada 5 hombres españoles.

Priligy tiene como principio activo dapoxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, que cuenta con una acción rápida y está diseñado para administrarse de una a tres horas antes de mantener una relación sexual. Su efecto prolonga el tiempo de eyaculación intravaginal entre 3 a 4 veces el tiempo (basal) del paciente con eyaculación precoz, que suele ser de 1 a 2 minutos.

El fármaco ha sido evaluado en cinco ensayos clínicos aleatorizados en los que han participado 6.000 hombres con eyaculación precoz y sus parejas, siendo el mayor y más exhaustivo programa de investigación clínica que se ha llevado a cabo en un medicamento para tratar esta patología hasta la fecha. El tratamiento de prescripción médica puede complementarse, asimismo, con terapias psicológicas o conductistas, que en el pasado se presentaban como la única solución (a pesar de que, en la mayoría de los casos, resultaban ineficaces).

Otras noticias: