Entre un 50 y 80 % del daño por la exposición solar tiene lugar durante la infancia y la adolescencia

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
14 Jun. 2021
Entre un 50 y 80 % del daño por la exposición solar tiene lugar durante la infancia y la adolescencia

Fomentar correctas pautas de exposición solar y recomendar los protectores solares adecuados en las diferentes etapas de la vida y en función de afecciones dermatológicas. Estos son de los principales objetivos de la Guía de protección solar en farmacia comunitaria, una publicación elaborada por la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), con la colaboración de Eau Thermale Avène.

La publicación, que se lanza justo antes de la llegada de los meses de verano, parte de la convicción de que la población no está suficientemente concienciada de los graves riesgos para la salud que provoca una inadecuada exposición al sol, como demuestra el hecho de que la exposición sin protección a radiaciones ultravioletas ha provocado un aumento del cáncer de piel en los últimos años. Como profesional sanitario más cercano al paciente, el farmacéutico comunitario tiene a su disposición en esta guía, coordinada y elaborada por miembros del grupo de Dermatología de SEFAC, todas las pautas en materia de protección solar que necesita. El documento enumera los distintos tipos de filtros solares (físicos, químicos, organominerales o biológicos), repasa los distintos factores de protección solar y analiza el etiquetado de los protectores solares, que se rige por el Reglamento 1233/2009 de la Unión Europea (UE) sobre productos cosméticos.

Esta guía proporciona al farmacéutico comunitario toda la información que necesita en materia de fotoprotección para mejorar la salud de la piel de sus pacientes y le brinda las herramientas para una actuación protocolizada y coordinada con el resto de profesionales sanitarios”, señala Augusto González, coordinador tanto del grupo de Dermatología de SEFAC como de la publicación, junto a otros profesionales como Teresa Bonnin y Gema Herrerías.

La guía aporta hábitos correctos de protección solar y recomendaciones en función de la edad del paciente con el fin de prevenir alteraciones futuras. Así, y en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, se enfatiza no exponer de forma directa a las radiaciones ultravioletas a niños menores de un año y se advierte que entre un 50 y 80 % del daño por la exposición solar que un individuo recibe durante toda la vida se realiza durante la infancia y la adolescencia. Entre otros datos de interés, en la guía se señala que durante el embarazo la piel es más sensible a los efectos del sol y existe una prevalencia de melasma del 50-70 %, o que la capacidad de la piel de sintetizar vitamina D disminuye con la edad (a los 75 años es de un 25 %).

Patologías que precisan protección solar específica
La exposición a la radiación solar puede mejorar o empeorar la evolución de enfermedades dermatológicas como la rosácea, el lupus o la psoriasis, que requieren protecciones solares específicas que se detallan en el documento. En el caso de la rosácea, una dermatosis inflamatoria crónica que provoca que se reaccione de forma exacerbada a estímulos a los que una piel normal no reaccionaría, se recomienda un protector solar adecuado que no contenga sustancias irritantes.

En la guía se incide en la necesidad de una adecuada protección solar para evitar el cáncer cutáneo. La exposición solar temprana durante la infancia es el principal factor de riesgo para padecer el cáncer de piel, especialmente el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma.

La protección solar es la principal medida de defensa frente al cáncer de piel, porque protege la piel del daño actínico. En este sentido, la guía enumera las principales medidas de prevención, enumera los diferentes cánceres de piel y señala los criterios de derivación al médico (cambios en los lunares o úlceras ya existentes, cambios en la coloración de la piel, presencia de queratosis actínica o seborreica, etc.).

Además, la guía señala que alrededor del 8 % de efectos adversos de los medicamentos son reacciones de fotosensibilidad, entendida por una reacción cutánea patológica desencadenada por la exposición a una dosis normalmente inofensiva de luz solar. Las reacciones pueden clasificarse en fototóxicas y fotoalergias. La divulgación de las medidas preventivas encaminadas a minimizar estas reacciones inducidas por fármacos debe regir la labor del farmacéutico comunitario en materia de protección solar, dado que la fotosensibilidad inducida por medicamentos determina la capacidad de ciertos medicamentos, orales o tópicos, de aumentar la sensibilidad de la piel a la luz ultravioleta.

Preguntas frecuentes
El documento da respuesta en sus últimas páginas a más de veinte preguntas frecuentes en protección solar del tipo ¿cómo debe utilizarse protección solar debajo de la sombrilla? o ¿es necesario seguir empleando el protector solar cuando la piel está bronceada? Además, proporciona un protocolo de actuación farmacéutica en protección solar.

La guía es exclusiva y gratuita para socios de SEFAC y está disponible en su tienda online.


http://www.sefac.org

Dermatología