Lung Ambition Alliance presenta nuevos resultados que avalan el programa de cribado de cáncer de pulmón como coste-efectivo

14/1/2022
Enviar a un amigo
Imprimir en PDF
Lung Ambition Alliance presenta nuevos resultados que avalan el programa de cribado de cáncer de pulmón como coste-efectivo
Categorias:
Cáncer  

Los resultados publicados en un reciente análisis de coste-efectividad muestran que un potencial programa de cribado del cáncer de pulmón en España basado en los criterios del estudio NELSON es una opción coste-efectiva.

El principal reto es superar ciertas limitaciones como, identificar de forma correcta a la población diana e incluir los costes asociados de los falsos positivos y el sobrediagnóstico.

Ante la necesidad de evidencia económica adaptada a nuestro entorno sobre el cribado del cáncer de pulmón, Lung Ambition Alliance (LAA) España destaca los resultados de un reciente análisis de coste-efectividad porque sugieren que un programa de cribado de cáncer de pulmón en España, siguiendo los criterios del estudio NELSON, sería coste-efectivo (2.345€/AVAC), confirmando lo ya hallado en estudios previos en otros entornos geográficos. (Gómez-Carballo 2021).

Estos resultados estarían en línea con el coste-efectividad de otros programas de cribado ya financiados en España como el cribado en cáncer colorrectal (2.154€/AVAC), mama (15.000€/AVAC) o cérvix (18.646€/AVAC) y por debajo del umbral de disponibilidad a pagar por AVAC ganado planteado recientemente en España situado en torno a los 21.000-25.854€/AVAC (Vallejo Torres 2018; Sacristán 2020).

Desde la LAA, con base al documento 'Nuevos resultados sobre la eficiencia de un programa de cribado de cáncer de pulmón en España', se considera que es un buen punto de partida que demuestra la potencial eficiencia que puede tener en España un programa de cribado en cáncer de pulmón. En este documento también  se han considerado potenciales limitaciones sobre: el método de estimación de la población diana, ya que habría que definir la mejor estrategia para la campaña de invitación; la distribución por estadios de los pacientes diagnosticados, estructura basada en un estudio de hace 10 años (Ramos 2017) pero que no ha variado considerablemente desde entonces; los tratamientos incluidos, ya que se han incorporado al Sistema Nacional de Salud nuevos tratamientos, especialmente en estadios avanzados, que han cambiado la práctica clínica que podría incluso hacer que el cribado fuera más coste-efectivo, ya que se espera que el porcentaje de pacientes en estadios iniciales, asociados a un menor coste y mejor pronóstico, sea mayor que en la situación actual sin cribado.

En los últimos 15 años, varios estudios han demostrado el valor del cribado de cáncer de pulmón en personas de alto riesgo. El estudio NSLT (National Lung Screening Trial) incluyó a 53.000 personas, y fue publicado en 2011, demostrando, en fumadores o ex fumadores de más de 30 paquetes al año en voluntarios de 55 a 74 años, la eficacia del TAC de baja radiación como método de cribado de cáncer de pulmón, al encontrar una reducción de la mortalidad asociada al cáncer de un 20%, frente a realizarlo mediante radiografía de tórax. En el año 2020 se publicaron los resultados del estudio NELSON que evidenció que hacer TACs de baja dosis reduce el riesgo de muerte a 10 años un 26% en varones y hasta un 61% en mujeres, lo que indica una mayor magnitud en el impacto de esta medida que en el trabajo americano. Además, pone de manifiesto que no es necesario repetir la prueba cada año y abre el intervalo entre TACs y añade factores de riesgo como padecer enfisema.

En palabras del Dr. Laureano Molins, jefe del Servicio de Cirugía Torácica Hospital Clínic de Barcelona y coordinador nacional de Lung Ambition Alliance España: “El reciente análisis de coste-efectividad del cribado en cáncer de pulmón en España basado en el ensayo clínico NELSON (Gómez-Carballo 2021) aporta información relevante sobre la eficiencia de esta opción. Este análisis muestra una relación coste-efectividad muy favorable y fundamentada principalmente en los beneficios y la optimización del manejo del cáncer de pulmón asociados al aumento del diagnóstico en estadios tempranos. Aunque hacer un TAC de baja dosis tiene un coste elevado, el tratamiento de los pacientes con cáncer de pulmón a los que se les administra quimioterapia y/o inmunoterapia, supone un gasto muy superior al del paciente que puede ser intervenido quirúrgicamente. Gracias a la operación realizada tras un diagnóstico precoz mediante cribado, un 80% de los pacientes vivirán”.

Una vez confirmada la evidencia científica de un programa de cribado, la toma de decisiones sobre la implantación del programa de cribado en España debe ser respaldada por una evaluación económica del mismo, es decir, establecer cómo se financia.

Dr. Luis Paz Ares, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario 12 de Octubre y jefe de la Unidad de Cáncer de Pulmón H12o-CNIO: “Desde el punto de vista de reducir las muertes por cáncer de pulmón el cribado ha demostrado resultados de evidencia científica. Pero ¿es eficiente? La respuesta es clara, ya que solamente debemos comparar el coste de hacer un TAC con el coste de una operación y dar un tratamiento oncológico a un paciente con pocas esperanzas de sobrevivir. Aunque todavía debemos reflexionar sobre qué hacer con los falsos positivos y la forma de cribar de forma certera a la población, el coste-eficiencia del diagnóstico precoz es evidente”.

Los nuevos resultados revelados avalan desde el punto de vista económico la implantación del sistema de cribado en España, pero desde la Lung Ambition Alliance se es consciente que se trata de un punto de partida esperanzador, pero todavía se deben superar ciertas limitaciones, entre los cuales identificar de forma correcta a la población diana e incluir los costes asociados de los falsos positivos y el sobrediagnóstico.

En este sentido, como destaca la Dra. Pilar Garrido, jefe de Sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid: “Demostrada la eficacia del cribado del cáncer de pulmón, el mayor reto que tenemos para su implementación en España es identificar de forma correcta a la población de riesgo a la que dirigirlo, es decir la identificación de fumadores activos o  personas que hayan dejado de fumar en los últimos 15 años una cantidad significativa de tabaco ( más de 30 paquetes año) y que se encuentren en la franja de edad 55 a 75 años. Para mi es fundamental poner en marcha proyectos piloto en diferentes Comunidades Autónomas que nos permitan explorar la mejor manera de llevarlo a cabo a nivel nacional. También es crucial hacer una correcta asignación de recursos necesarios”.

Por otro lado, también el estudio de coste-beneficio CRIBAR en Cataluña6 demostró que el manejo de pacientes con cáncer de pulmón avanzado en comparación con el manejo quirúrgico de los pacientes con tumores resecables tiene un mayor coste, además de una gran diferencia en la supervivencia a favor de estos últimos. El estudio concluye que el retorno de la inversión del cribado se produciría de forma temprana, a los 3-6 años (Guzmán 2020).

Es importante mencionar que los programas de cribado no son una alternativa a las medidas de deshabituación tabáquica, habitualmente realizadas en el ámbito de la Atención Primaria, pues son complementarios y no se puede concebir un programa de cribado sin que existan medidas de prevención o promoción de hábitos saludables. En este sentido, el Dr. Luis Seijo, director del Departamento de Neumología de la Clínica Universidad de Navarra señala: "Los pacientes diagnosticados en fases iniciales tienen un altísimo porcentaje de curación. Si se trata un cáncer temprano, aumenta la tasa de supervivencia del paciente, lo que supone que disminuya la carga económica para el sistema sanitario. En los tiempos en los que vivimos los esfuerzos en materia de cáncer deben focalizarse en la prevención de la enfermedad más que en un sistema centrado únicamente en la curación”.

Por su parte, Marta Moreno, directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca, subraya: “En España se diagnostican en torno a 29.000 nuevos casos cada año de cáncer de pulmón. Esta neoplasia destaca entre los tumores con peor pronóstico debido a su agresividad y a que la mayoría de los casos se detecta cuando el tumor no se puede operar, lo que conlleva uno de los peores datos de supervivencia. La buena noticia es que el pasado 15 de septiembre, con motivo de un acto de la Lung Ambition Alliance, la ministra de Sanidad aseguró estar estudiando la 'factibilidad' de la puesta en marcha de programas de cribado de cáncer de pulmón 'de la mano de la evidencia científica'. Lo que debemos ver ahora es cómo se financia y cómo avanzamos con el compromiso del sector público y privado”.

El cáncer de pulmón causa casi dos millones de muertes al año en el mundo y conlleva la mayor carga económica de todos los cánceres, con un coste de 18 800 millones de euros al año solo en Europa. 




Noticias relacionadas: