Nuevas tecnologías en la farmacia

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Abril 2021
Nuevas tecnologías en la farmacia
Por
María Martin. Product Manager. SIFI Ibérica.

No es ninguna novedad para nadie que, tras la llegada de la pandemia, la forma de trabajar de diferentes sectores de nuestra sociedad se ha visto forzada a acelerar sus procesos de digitalización, incluso en un sector tan arraigado a su “modus operandi”convencional como son las farmacias. Pero, ¿cómo son estas nuevas tecnologías? ¿Pueden todas las farmacias implementar estos cambios?

La respuesta a esta pregunta es si. De una u otra manera, desde hace ya unos cuantos años las farmacias han comenzado su andadura hacia la digitalización como una forma de llegar de forma más rápida y fácil a sus pacientes. Desde la llegada del COVID-19 y el confinamiento, las farmacias se han visto en la necesidad de acelerar y, en algunos casos implementar, nuevas tecnologías que les permitan servir dando un servicio de calidad a todos sus pacientes.

Bien es verdad que esta digitalización no se ha llevado a cabo de la misma manera en todas ellas, pero de una forma u otra, han conseguido evolucionar de forma rápida y eficaz para adaptarse a los nuevos tiempos. El desarrollo tecnológico que puede alcanzarse en poco tiempo es mucho, y está al alcance de muchos, pero es verdad que para realizarlos de manera adecuada deben realizarse cambios que no siempre son fáciles, como cambios logísticos y cambios en la forma de comunicarnos con el paciente.

Las nuevas tecnologías que vemos cada vez más en las farmacias podrían agruparse en tres pilares fundamentales que, además, se relacionan entre ellos a la perfección creando una sinergia que beneficia a todos.

ECommerce
Este tipo de venta lleva ya tiempo empezando a calar en el sector, que ha tardado más en adaptarse que otros, pero que llega con fuerza. A finales del año pasado, se anunció que Amazon comenzaría a vender medicamentos por internet en Estados Unidos, y aunque esto es ilegal en nuestro país, si nos da una pista del potencial que tiene el mercado online.

Son varias las grandes superficies que se han sumado a esta tendencia, como El Corte Inglés, donde venden únicamente productos de parafarmacia.

La venta online tiene múltiples ventajas tanto para el cliente final como para las farmacias, ya que es mucho más flexible y cómoda que la convencional. También supone algunos cambios logísticos a nivel de farmacia y, sobre todo, una buena estrategia online para optimizar los resultados. Porque hoy en día ya no sirve únicamente crear una website y subir tus productos, va mucho más allá. Desde el posicionamiento SEO y SEM de la página para alcanzar el mayor target posible hasta ese “más”, ese aporte de valor añadido cada día más demandado por los clientes digitales, cada vez más exigentes. La clave de todo es la misma de siempre, conocer a tu cliente, saber que busca, como lo busca, y así conseguir un mayor número de potenciales compradores.

En la actualidad podemos encontrar unas 3.000 farmacias online, de las cuales solo 500 tienen autorización para vender medicamentos que no requieran de receta médica. Entre las más importantes están Mifarma, DosFarma y Farmavázquez.

Muchas veces para entrar en la venta online no se requiere de la creación de su propia web, ya que muchas no tienen las herramientas necesarias para llevarlo a cabo con éxito. Por ello se han creado diferentes Market Place como puede ser Promofarma, líder en venta online de nuestro país (llegó a 2 millones de visitas en 2019) que vende tanto productos OTC como productos de parafarmacia.

En estos Market Place, las farmacias que quieren vender online pero no tienen ninguna plataforma por la que hacerlo, suben sus productos a un determinado precio y desde ahí pueden venderlos de forma rápida y sencilla.

No solo las farmacias han visto potencial en este tipo de venta, los mayoristas están comenzando a desarrollar herramientas online para aumentar los servicios ofertados a las farmacias y ayudarlas a aumentar sus ventas. En el caso de Cofares, por ejemplo, están desarrollando un servicio llamado Welnia, por el cuál llevan a las farmacias el famoso “pick and collect” que vemos actualmente en tiendas como Zara. Con este servicio, se facilita a los clientes que compren online a recoger su pedido en su farmacia adscrita más cercana.

También existen desventajas en la venta online, ya que en muchas ocasiones no permiten dar a los clientes la atención farmacéutica que requieren o recomendaciones que podrían ayudarle. En este punto es donde entra otro de los pilares fundamentales de las nuevas tecnologías en la farmacia, el blog.

Blogs
Con la pandemia, la asistencia a las farmacias se ha reducido a la estrictamente necesaria, y lo más corta posible con el fin de evitar contagios. Eso ha traído consigo una disminución de la atención farmacéutica y recomendaciones personalizadas a los pacientes que acuden a la farmacia. Es por ello que muchas farmacias han visto la necesidad de seguir comunicando y dando estas recomendaciones a través de sus blogs, donde suben diferentes videos o artículos relacionados con diferentes patologías frecuentes, resolviendo dudas comunes y hablando sobre temas de actualidad. Muchas veces estos blogs no están vinculados a una farmacia, sino a una persona, como es el caso de Boticaria García, quién ha conseguido que muchas personas de a pie accedan a contenido y consejos científicos de calidad.

En la actualidad, cada vez es más frecuente que las personas accedan a contenidos y recomendaciones de forma rápida y directa, de duración no muy larga. Es ahí donde cobran mayor importancia los medios por los cuales hacerles llegar este tipo de recomendaciones. Los más adaptados a la situación y demanda actual son los Podcast y los videos de corta duración o “píldoras”.

Redes Sociales
El último pilar fundamental de las nuevas tecnologías en general, son las redes sociales. Desde las más profesionales como LinkedIn hasta las más informales como Instagram, las redes sociales se han convertido en la forma más rápida y directa de acceder a los potenciales clientes. LinkedIn suele emplearse en mayor medida para crear una imagen de compañía, difundir información más técnica y crear contactos con los que colaborar, mientras que Instagram es la herramienta ideal para compartir “tips” o consejos con los seguidores y Twitter para difundir de forma rápida información.

Las redes sociales no son únicamente una herramienta para informar, sino que también se pueden emplear para vender. No es ninguna novedad que se han creado nuevas profesiones a raíz de Instagram, y que, por tanto, podemos obtener de ella una nueva forma de venta Ecommerce. Aquellas farmacias con perfiles en redes sociales suelen realizar diferentes sorteos de sus productos u ofrecer descuentos exclusivos con el fin de crear mayor vinculación o “engadgement” con sus clientes.

Estos tres pilares, como hemos dicho antes, se relacionan fácilmente entre si, y crean sinergias muy interesantes. Las redes sociales hacen de escaparate de nuestras diferentes acciones online, como puede ser la promulgación de información y recomendaciones recogidas en el blog, a la vez de facilitar el ecommerce con descuentos exclusivos, creando un circuito muy eficaz.

Para concluir con este artículo, hay que comentar que la sociedad y la tecnología siguen cambiando y evolucionando de forma exponencial, y que la farmacia cada vez va a tener que hacer más esfuerzos para no quedarse atrás, ya que este desarrollo tecnológico no se debe únicamente a la actual situación, si no que ha venido para quedarse.