La Oficina Europea de Patentes concede patente a bioproducto español para la prevención y tratamiento del Parkinson

Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
18 Nov. 2020
La Oficina Europea de Patentes concede patente a bioproducto español para la prevención y tratamiento del Parkinson

Atremorine ha sido desarrollado por el Centro Internacional de Neurociencias y Medicina Genómica EuroEspes.

Estudios básicos y clínicos demuestran que Atremorine previene la muerte prematura de las neuronas dopaminérgicas y mejora los síntomas de los pacientes con enfermedad de Parkinson.

La Oficina Europea de Patentes ha concedido la patente al bioproducto español Atremorine (E-PodoFavalin-15999) para la prevención y tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Este bioproducto epinutracéutico ha sido descubierto y desarrollado por un equipo de científicos del Centro Internacional de Neurociencias y Medicina Genómica EuroEspes, liderado por el Dr. Ramón Cacabelos.

Atremorine es un bioproducto extraído, por métodos biotecnológicos no desnaturalizantes, de una cepa genética de Vicia faba, rica en L-Dopa. La estructura molecular de Atremorine es compleja y se comporta como un dador de L-Dopa (20mg/g) y un agente neurotrófico selectivo para proteger a las neuronas dopaminérgicas que degeneran prematuramente en la enfermedad de Parkinson, la segunda enfermedad neurodegenerativa más importante en países desarrollados, después de la enfermedad de Alzheimer.

Atremorine está dirigido a personas con patologías neurodegenerativas asociadas con una disminución de los niveles de dopamina como la enfermedad de Parkinson y otros síndromes parkinsonianos. Atremorine es un nutracéutico de origen 100% natural y un potente estimulador de la síntesis y liberación de dopamina.

Regeneración de neuronas dañadas
Los estudios realizados en modelos animales de enfermedad de Parkinson demuestran que Atremorine previene la muerte de las neuronas y regenera las neuronas dañadas por el efecto neurotóxico del MPTP. En estudios clínicos, una simple dosis de Atremorine oral (1-5g) eleva los niveles de dopamina, muy disminuidos en el Parkinson (por debajo de 10-20 pg/ml), a cifras por encima de 1,000-5,000 pg/ml en el 98% de los pacientes, con efectos clínicos notables una hora después de recibir el tratamiento.

Atremorine también aumenta los niveles de otros neurotransmisores, sin alterar los niveles de serotonina o histamina. Debido a su acción a nivel cerebral, modula diversos factores hipotalámicos que regulan la función hormonal y normaliza el desequilibrio endocrino que sufren muchos pacientes. Atremorine mejora la actividad cerebral y aumenta la oxigenación del cerebro, en paralelo con la mejoría de la psicomotricidad, reduciendo el temblor, la rigidez y la bradicinesia.

Una de las características distintivas de Atremorine, como agente exclusivo y diferenciado de cualquier otro producto anti-parkinsoniano, es su efecto epigenético. Los pacientes con síntomas de Parkinson presentan bajos niveles de metilación de ADN, reflejando una hipoactividad en la expresión de genes potencialmente asociados a la patogenia de esta enfermedad. Atremorine restablece los niveles de metilación del ADN a valores normales en paralelo al incremento de la síntesis de dopamina y la mejora en la psicomotricidad.

El efecto de Atremorine es genotipo-dependiente, de tal manera que el perfil genómico y farmacogenético de cada paciente determina su poder terapéutico, así como sus propiedades farmacocinéticas y farmacodinámicas.

La prevalencia de enfermedad de Parkinson en diferentes países es de 35.8 a 12.500 por 100.000 (1.601 por 100.000 en Europa y Norteamérica; 646 por 100.000 en Asia), con una incidencia que varía de 1.5 a 346 por 100.000. El Parkinson es más frecuente en hombres que en mujeres, con una prevalencia media de 1.680 casos por 100.000 en mayores de 65 años. En España se estima que más de 150.000 personas sufren Parkinson.


http://euroespes.com/

Sistema nervioso