Salud Digital: 5 vientos de cambio

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Celebramos 25 años
Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Abril 2017
Salud Digital: 5 vientos de cambio
Por
Rubén González. Experto en Salud Digital en sectores farma y asegurador.

La demanda del mercado y la expectativa del cliente, la aparición y maduración de nuevas tecnologías, la inversión en salud digital, la irrupción de nuevos jugadores y la evolución de los modelos de negocio suponen cinco fuerzas llamadas a evolucionar el ecosistema sanitario. Aquellas compañías que sepan anticiparse y adaptarse con agilidad obtendrán ventajas clave para competir en un entorno cada día más digital.


1.- Demanda de los clientes
Como consumidores, nuestra expectativa de servicio es cada vez mayor en todos los ámbitos de nuestra vida, lo quiero ahora, lo quiero en cualquier lugar y en muchos casos lo quiero gratis! Amazon nos trae la compra a casa en 1 hora, podemos abrirnos una cuenta en BBVA con un “selfie” y el acceso a gran parte de servicios online que utilizamos a diario (Google, Facebook, LinkedIn, etc) es gratuito para nosotros.

Y además de clientes y consumidores, somos o seremos pacientes... Y claro, nuestra expectativa y exigencia será la misma, aspiramos a recibir un servicio que además de efectivo y de calidad sea conveniente, ubicuo y multicanal.  

Como sociedad occidental, nos enfrentamos también a grandes retos para hacer sostenible nuestro sistema de salud. El aumento de la esperanza de vida y envejecimiento de la población, la cronificación de enfermedades y el empeoramiento de los hábitos de vida hacen que debamos repensar los modelos asistenciales para mantener una adecuada atención a la salud de los ciudadanos. Y en este proceso, todos los actores del ecosistema sanitario deben redefinir su rol, encontrar su lugar en la cadena de valor y utilizar la tecnología como uno de los grandes catalizadores del cambio.

2.- Oferta tecnológica
Nos encontramos en un momento en el que muchas tecnologías aplicables al cuidado de la salud están alcanzando un nivel de madurez adecuado para que surjan modelos de negocio rentables, escalables y con potencial para causar un gran impacto.

Cada semana aparecen nuevas compañías con interesantes propuestas de aplicación de nuevas tecnologías al ámbito sanitario, desde el diagnóstico, monitorización remota, autocuidado, comunicación con el equipo de salud a la propia gestión clínica.

El caso más  extendido es el de la mHealth, el IMS Institute for Healthcare Informatics cifra en 97.000 las aplicaciones móviles que permiten a los ciudadanos un acceso fácil y económico a una mejor gestión de su salud y su bienestar, fomentando el autocuidado, la modificación de hábitos, la monitorización contínua o una nueva relación con su médico. Por ejemplo, AlzhUp permite utilizar fotografías y otros recuerdos como terapia contra el Alzheimer o MalariaSpot, un sencillo juego donde miles de adolescentes han colaborado analizando muestras de sangre e identificando infecciones con gran precisión. 

Los dispositivos médicos y wearables conectados permiten llevar la atención médica a casa del paciente y tener una monitorización constante. Más allá de las pulseras que permiten hacer un seguimiento de la actividad o el sueño y los tensiómetros, glucómetros o pulsi-oxímetros conectados a plataformas de monitorización y alerta, están surgiendo todo tipo de aplicaciones que utilizan sensores como Owlet, un calcetín que permite medir las constantes de tu bebé en todo momento.

Otros pilotos como las lentillas inteligentes que están investigando Google y Samsung, los tatuajes inteligentes de Tech Tats o las pastillas con sensores ingeribles de Proteus demuestran que aún queda un largo camino de evolución hacia dispositivos médicos más precisos y menos intrusivos.  

Pero además hay otras macrotendencias tecnológicas aplicables a la eHealth como la inteligencia artificial, big data, internet of things o el cloud computing que están cambiando los paradigmas actuales. Por ejemplo, IBM Watson es capaz de entender y aprender millones de casos clínicos y publicaciones e interaccionar con los oncólogos del MD Anderson Cancer Center para sugerirles diagnósticos y tratamientos.    

3.- Evolución de los modelos de negocio
Eneste escenario de cambio, los players tradicionales están replanteando su papel en el ecosistema de salud. Por ejemplo, hace ya años que la industria farmacéutica ha abrazado el concepto “Beyond the Pill”, una evolución de la orientación a producto tradicional hacia una orientación a cliente donde el valor aportado se transforma en un servicio, en una experiencia.

La propia administración pública empieza a abrir las puertas a un modelo de relación diferente, por ejemplo, el CatSalut ha abierto en la Carpeta Personal de Salut del ciudadano un espacio para que compañías del ecosistema (farmas, tecnológicas, etc) puedan ofrecer sus servicios a pacientes.

4.- Nuevos navegantes
Como no puede ser de otra manera, un mercado donde se genera y se captura tanto valor es un océano muy apetecible para compañías muy habituadas a surcar los mares aprovechando los vientos, apalancando su capacidad de disrupción y su orientación y conocimiento del cliente. Google, Samsung, Apple, Amazon, IBM o Microsoft están lanzando incursiones e invirtiendo billones de dólares en iniciativas de salud digital.

Google/Alphabet, a través del proyecto Calico pretende investigar los mecanismos biológicos que controlan la esperanza de vida, con el fin de utilizar ese conocimiento para diseñar intervenciones que permitan a la gente tener vidas más largas y saludables. De hecho el NHS británico ya le ha cedido registros de 1.6 millones de pacientes. Además, al igual que Apple, aspiran a convertirse en un hub para toda nuestra información de salud y fitness mediante Google Fit y AppleHealthKit.

Samsung fue uno de los primeros en llegar y trabaja en diferentes frentes que van desde  sistemas de diagnóstico, imagen médica, dispositivos a registros médicos, aspirando a convertirse en un líder global en el sector.

Amazon también trabaja en aplicaciones para que su aclamado asistente virtual Alexa se convierta en nuestro asesor de salud en casa. Por ejemplo, Boston Children’s Hospital ha dotado a Alexa de la habilidad para ayudarte a evaluar los síntomas que tiene tu hijo ante un proceso febril.

Estos y otros muchos jugadores están surgiendo y aspirando a revolucionar los mercados tradicionales entrando en diferentes puntos de la cadena de valor.

5.- Inversión
Un sector como la eHealth o salud digital, que aspira a alcanzar unos ingresos de más de 300 mil millones de dólares en 2022 con crecimientos anuales superiores al 20% son un terreno fértil y hace de este océano uno de los más atractivos (y complejos) para la inversión.

Además de los fondos tecnológicos, buena parte de la inversión ha llegado a través de las herramientas de inversión corporativa de las compañías del ecosistema de salud, Merck, Novartis, Johnson and Johnson, General Electric o Qualcomm han financiado el crecimiento de muchas startups y compañías. Algunas de ellas han logrado ya alcanzar el status de “unicornio”, término utilizado para denominar aquellas startups que han alcanzado la valoración de mil millones de dólares.

Al selecto club en el que se encuentran Uber, AirBnB o Snapchat se unen ZocDoc, Oscar, Flatiron Health, NantHealth, 23andMe, Proteus, Benevolent, compañías llamadas a  revolucionar el cuidado de la salud desde diferentes ópticas.

Como en cualquier confluencia de vientos, donde las masas de aire a diferentes temperaturas y presiones puede crear movimientos ascendentes y descendentes y desencadenar tormentas, la presencia de estas 5 fuerzas de cambio supone un escenario propicio para que en los próximos años asistamos a una evolución del ecosistema sanitario donde la tecnología y los modelos digitales jueguen un papel catalizador.

Aquellos agentes y compañías que sean capaces de anticiparse y encontrar modelos de negocio rentables con agilidad, apalancando las capacidades tecnológicas y entendiendo las necesidades reales y nuevas expectativas de sus clientes para crear experiencias más efectivas y convenientes lograrán ventajas competitivas clave para tener una posición preferente en el tablero del ecosistema de salud.

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login