El protagonismo del departamento de Recursos Humanos será indiscutible en el futuro de las empresas

Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Julio 2020
El protagonismo del departamento de Recursos Humanos será indiscutible en el futuro de las empresas
Por
Beatriz Merayo. Gerente de RR. HH. HC Clover PS.

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 debemos tomarla, también, como una oportunidad de mejora en lo que a recursos humanos se refiere: conseguir crear equipos más eficientes, más comprometidos y con menos resistencia al cambio. El departamento ha jugado un papel fundamental ya que ha servido, más que nunca, de nexo entre la empresa y sus empleados, habiendo aumentado la comunicación interna de forma exponencial, y con el foco puesto también en otras áreas como prevención de riesgos laborales. Recursos humanos ha sido uno de los ejes principales sobre el que ha girado la compañía durante estos meses.


Tres meses después de que empezara la pandemia, la sociedad y las empresas empezamos a ver la luz. A finales de 2019 la mayoría de las compañías hicimos unos presupuestos muy ambiciosos, 2020 se presentaba como un gran año con un crecimiento de las ventas y, por ende, un aumento del empleo. En el mes de febrero las noticias ya nos daban algunos avisos preocupantes de que algo estaba pasando y en marzo todo cambió, bueno, realmente, todo se paró.

En nuestro caso, las empresas farmacéuticas, hemos seguido al pie del cañón al ser declaradas servicios esenciales, pero no sin dificultades. De un día para otro tuvimos que mandar a todo el personal de oficina a trabajar a casa, con sus ordenadores bajo el brazo y los niños en casa esperando. El personal de fábrica y laboratorio no se planteó en ningún momento esa posibilidad y ha tenido que hacer malabares para conciliar vida personal con profesional y como añadido, gestionar el miedo e incertidumbre que todos teníamos. Además, durante las primeras semanas del Estado de Alarma la mayoría de las empresas tuvimos que hacer frente al aumento de las bajas médicas por contagios, miedo y otros, por prevención al ser considerados grupo de riesgo. Todo esto había que conjugarlo para seguir fabricando y sirviendo a nuestros clientes todos los pedidos ya pactados anteriormente, sin perder ni un ápice de calidad y velando por la seguridad de todo el personal. 

Durante estos meses Recursos Humanos ha jugado un papel fundamental dado que era el nexo de conexión de la empresa y sus empleados. Hemos tenido que aumentar la comunicación interna al 200%, trabajar con Prevención de Riesgos Laborales y con el área de compras para no caer en el desabastecimiento de algo tan básico para nosotros como los guantes y mascarillas, material que se usa a diario en una farmacéutica antes y después del Covid-19.

En unas semanas las empresas van a intentar volver a la normalidad, volver a su rutina diaria y a trabajar codo con codo para cumplir esos presupuestos tan ambiciosos, consiguiendo con ello mantener el empleo y, si es posible, ayudar a reducir las listas del paro. El país no debe pararse, las empresas debemos seguir haciendo nuestro trabajo y generar puestos de trabajo estables y de calidad.

Habrá un antes y un después en la gestión de personas y en la integración de los equipos.  En estos meses de caos e incertidumbre se han visto diferentes tipos de perfiles, dejando atrás la teoría X y la Y o las diferentes generaciones por fecha de nacimiento; han salido a la luz nuevas realidades del personal que compone los equipos.

Están los que se han ido a casa a trabajar en remoto, que no teletrabajo, ya que no se cumplen casi ningún requisito de los incluidos en las “pautas” del teletrabajo, que se han volcado al 120% y han demostrado un compromiso absoluto con la empresa, así como aquellas personas que han seguido viniendo día a día a su puesto de trabajo y han demostrado un engagement hacia la compañía que tenían oculto, han sumado para que la empresa no parara. Son aquellos individuos que entienden que la empresa vive, crece y evoluciona gracias al trabajo de todas las personas que forman la plantilla desde el primero hasta el último. En el otro lado tenemos personas que se han visto perdidas y desubicadas, y que han perdido la conexión con la oficina, desligándose emocionalmente de su trabajo. Es en estos trabajadores en los que Recursos Humanos debe poner el foco para unirlos de nuevo a la compañía y conseguir que su compromiso aumente, haciendo que vuelvan a ponerse la camiseta de su equipo, su empresa.

El Estado de Alarma llega a su fin y debemos prepararnos para la reincorporación de los empleados a las plantas de producción. En nuestro caso tenemos la ventaja de que tenemos espacio disponible, por lo que vamos a separar a los equipos respetando las medidas de seguridad que nos están recomendando actualmente. El papel del departamento de Recursos Humanos en estos momentos debe conjugar la vuelta a la normalidad con los miedos que puedan surgir. Dado que en octubre volverán los resfriados, los catarros y las gripes, debemos evitar el pánico colectivo. Para ello haremos una fuerte campaña de concienciación de las medidas de higiene, uso de mascarilla y separación social, así como el aumento de la información que la empresa traslada a todos los componentes de esta. Otro aspecto que debemos modificar es el fichaje diario. Con el Decreto Ley que entregó en vigor en 2019 todos nosotros fichamos con huella dactilar, pero para evitar contagios, este fichaje se ha suspendido y se ha cambiado el modo de hacerlo. En este caso debemos volver a conjugar la seguridad del personal con el cumplimiento de la normativa actual vigente.

Por fortuna, la desescalada y reincorporación a los puestos de trabajo presenciales va a coincidir con los períodos vacacionales, lo que va a ayudar a descongestionar las oficinas y los espacios comunes. 

Con la información que tenemos hasta ahora y en aras de cumplir la cambiante normativa actual, Recursos Humanos deberá estar más informado que nunca y en contacto con otros profesionales de gestión de personas, abogados laboralistas o prevención de riesgos laborales para compartir conocimientos y pautas de actuación; todo ello para mantener a los empleados informados en tiempo real. En estos momentos el BOE pasa a ser lectura obligatoria prácticamente a diario, así como la asistencia a webinars y formaciones online, evitando las reuniones masivas presenciales. Los que nos dedicamos a la gestión de personas sabemos de la importancia del intercambio de conocimiento entre compañeros, por lo que es vital que estas reuniones, que se hacían presenciales, no desaparezcan aunque cambien su formato. Nos pasamos a la era virtual real al 100%.

Para un departamento de Recursos Humanos, el foco de atención siempre han sido y deben ser las personas, pero gracias o en consecuencia a esta crisis sanitaria, la gestión de equipos ha pasado a ser el centro de todos los departamentos y áreas, ya sea de forma presencial o a distancia. De un día para otro los empleados de oficina se han desplazado a sus casas y, en consecuencia, los responsables han debido cambiar su manera de gestionar sus equipos, a nivel de herramientas de trabajo, formas de comunicación, horarios de conexión y gestión del miedo y la incertidumbre ante las noticias que se escuchan a diario.

Este cambio de paradigma en la gestión de equipos y personas ha llegado para quedarse, debemos encontrar en esta crisis una oportunidad de mejora, una oportunidad para hacer equipos más eficientes, más comprometidos y con menos miedo al cambio. Todo esto deberá hacerse desde el prisma de Recursos Humanos, formando al personal en nuevas competencias y modificando los criterios de selección en los nuevos perfiles a contratar, centrándonos en nuevas competencias no demandas hasta ahora.