Johnson & Johnson anuncia que ya tiene lista una vacuna candidata para prevenir el COVID-19

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
01 Abr. 2020
Johnson & Johnson anuncia que ya tiene lista una vacuna candidata para prevenir el COVID-19

Johnson & Johnson y la Autoridad para la Investigación y el Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) de EEUU van a destinar conjuntamente más de mil millones de dólares a la investigación y el desarrollo de una nueva vacuna contra el nuevo coronavirus; la compañía prevé iniciar los estudios clínicos de fase 1 en seres humanos con la vacuna en septiembre de 2020 como muy tarde.

Johnson & Johnson establecerá nuevas plantas de fabricación de vacunas en Estados Unidos y va a incrementar su capacidad de producción de vacunas fuera de Estados Unidos con el fin de iniciar la producción a riesgo y garantizar el suministro de la vacuna a nivel mundial.

La compañía Johnson & Johnson ha anunciado que ha seleccionado una posible vacuna para prevenir el  COVID-19 entre diferentes candidatos en los que ha estado trabajando desde enero de 2020, también ha anunciado la ampliación de la colaboración existente entre Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson y la Autoridad para la Investigación y el Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) de EEUU y que va a incrementar rápidamente su capacidad de producción para poder suministrar más de mil millones de dosis de la vacuna a nivel mundial. La compañía prevé iniciar los estudios clínicos en seres humanos con la vacuna para prevenir el COVID-19 en septiembre de 2020 como muy tarde y espera que los primeros lotes de la vacuna estén disponibles para su uso en situaciones de emergencia a principios de 2021, un proceso significativamente más rápido que el habitual para el desarrollo de vacunas.

Mediante esta nueva colaboración histórica entre BARDA, que forma parte de la Oficina de la Subsecretaría de Preparación y Respuesta (ASPR) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, y Johnson & Johnson se van a destinar conjuntamente más de mil millones de dólares para cofinanciar la investigación, el desarrollo y los ensayos clínicos de la vacuna. Johnson & Johnson utilizará su plataforma de vacunas que está ya validada y asignará amplios recursos a este proyecto, como personal e infraestructuras a nivel mundial. Además, BARDA y la compañía colaborarán y aportarán financiación adicional para identificar posibles tratamientos antivirales contra el nuevo coronavirus. 

Como parte de su compromiso, Johnson & Johnson también va a incrementar su capacidad de producción a nivel mundial: creando nuevas plantas de fabricación de vacunas en Estados Unidos e incrementando su capacidad de producción en otros países. Esta capacidad adicional permitirá producir rápidamente la vacuna y suministrar más de mil millones de dosis a nivel mundial si se demuestra que es eficaz y segura. La compañía tiene previsto iniciar la producción 'a riesgo' (sin que hayan concluido los ensayos) para que en el caso de que la vacuna sea eficaz pueda estar disponible cuanto antes. También  se ha comprometido a que el precio de la vacuna para su uso en situaciones de emergencia pandémica sea asequible y sin ánimo de lucro.

Alex Gorsky, presidente y consejero delegado de Johnson & Johnson, señala: “El mundo se está enfrentando a una crisis urgente de salud pública y nos hemos comprometido a hacer todo lo que podamos para tener una vacuna asequible a nivel mundial lo antes posible para prevenir el COVID-19. Al ser la mayor compañía del mundo del sector de la salud creemos que tenemos la gran responsabilidad de mejorar la salud de todos cada día. Gracias a nuestra combinación de experiencia científica, escala operativa y fortaleza financiera, Johnson & Johnson está bien posicionada para aportar sus recursos en colaboración con otras entidades con el fin de acelerar la lucha contra esta pandemia”.

Por su parte, el Dr. Paul Stoffels, co-vicepresidente del comité ejecutivo y director científico de Johnson & Johnson, afirma: “Valoramos enormemente la confianza y el apoyo que ha prestado el gobierno de Estados Unidos a nuestras actividades de I+D. El equipo mundial de expertos de Johnson & Johnson ha acelerado nuestros procesos de investigación y desarrollo hasta niveles sin precedentes y nuestros equipos están trabajando incansablemente junto con BARDA, otros colaboradores científicos y autoridades sanitarias de todo el mundo. Estamos muy contentos de haber identificado una posible vacuna de entre las candidatas en las que hemos estado trabajando desde enero de 2020. Trabajamos incansablemente para poder iniciar los ensayos clínicos de fase 1 en seres humanos en septiembre de 2020 como muy tarde y, gracias al aumento de nuestra capacidad de producción a nivel mundial que estamos llevando a cabo paralelamente a esta investigación, esperamos que la vacuna pueda estar lista para su uso en situaciones de emergencia a principios de 2021”.

La principal vacuna candidata para el COVID-19 de Johnson & Johnson
Tan pronto como estuvo disponible la secuencia genética del nuevo coronavirus (SARS-COV-2) que causa COVID-19 en enero de 2020 Johnson & Johnson empezó a analizar posibles vacunas contra el virus. Los equipos de investigación de Janssen, en colaboración con científicos del Centro Médico Diaconisa Beth Israel de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, diseñaron y analizaron numerosas posibles vacunas utilizando la tecnología AdVac de Janssen.

Además, en colaboración con científicos de numerosas instituciones académicas se analizaron diferentes candidatos para identificar las que tenían mayor posibilidad de producir una respuesta inmunológica en ensayos preclínicos.

Basándose en este trabajo, Johnson & Johnson ha identificado una posible vacuna contra el SARS-CoV-2 para prevenir el COVID-19 (y otros dos candidatos más como respaldo) que va a empezar a fabricarse. La compañía ha establecido un plan de desarrollo acelerado para la vacuna: tiene previsto iniciar el primer estudio clínico de fase 1 en septiembre de 2020 y se espera que los datos clínicos de seguridad y eficacia estén disponibles a finales de año. Esto podría permitir que la vacuna estuviera disponible para su uso en situación de emergencia a principios de 2021. A efectos comparativos, el proceso habitual de desarrollo de una vacuna comprende varias fases de investigación y dura de 5 a 7 años antes de presentar la solicitud de autorización.

Durante más de 20 años, Johnson & Johnson ha invertido miles de millones de dólares en la investigación y la producción de antivirales y vacunas. En el programa de vacunas contra el SARS-CoV-2 se están utilizando las tecnologías de Janssen AdVac y PER.C6 de eficacia demostrada, y que permiten desarrollar rápidamente nuevas vacunas e incrementar rápidamente la producción de la vacuna candidata óptima. Estas mismas tecnologías se han usado para otras vacunas desarrolladas por la compañía: la vacuna contra el virus del Ébola y las vacunas contra el Zika, el VRS y el VIH que están actualmente en fases 2 o 3 de desarrollo clínico.

Incremento de la investigación en antivirales
Además de las actividades para el desarrollo de la vacuna, BARDA y Johnson & Johnson también han ampliado su colaboración para acelerar el trabajo en curso que lleva a cabo Janssen para analizar una amplia biblioteca de potenciales agentes frente al SARS-COV-2, entre ellos compuestos de otras compañías farmacéuticas. El objetivo es identificar posibles tratamientos contra el nuevo coronavirus. Johnson & Johnson y BARDA están financiando conjuntamente este proyecto de selección de antivirales, que se está llevando a cabo en colaboración con el 'Instituto Rega para la Investigación Médica' de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica.

Como se anunció en febrero de 2020, la compañía y BARDA han estado trabajando en estrecha colaboración con otros colaboradores a nivel global para analizar la biblioteca de moléculas antivirales de Janssen con el fin de acelerar el descubrimiento de posibles tratamientos para el COVID-19.

El SARS-CoV-2 pertenece a un grupo de virus llamados coronavirus que atacan al sistema respiratorio. Actualmente no hay ninguna vacuna, tratamiento o cura aprobados para el COVID-19.


http://www.jnj.com
http://es.ethicon.com
http://jjvision.com

Antiinfecciosos